A pesar de que el Servel dio por ganadora en Ñuñoa a la socialista Maya Fernández por tan solo 92 votos y el derrotado alcalde Pedro Sabat admitió haber perdido, el RN no descartó impugnar algunos votos de las elecciones.

Ante esta situación, la nieta del ex Presidente Salvador Allende sostuvo en entrevista al noticiario 24 Horas que "el alcalde tiene todo el derecho a impugnar. Pero nosotros también tenemos el derecho de defender nuestros votos".

Al ser consultada si la razón de su triunfo tiene que por méritos propios o por un rechazo a Sabat, Fernández dijo que "puede haber una mezcla, pero lo importante es que nosotros estuvimos en terreno, estuvimos conversando en las ferias, en los barrios, en los clubes deportivos, creo que la cercanía con la ñuñoína y el ñuñoíno fue muy importante".

Entre sus primeras labores, la electa alcaldesa declaró que "lo que hay que hacer es una gestión participativa, con puertas abiertas para que el ñuñoíno y la ñuñoína se sientan parte de esta gestión, creo que eso es primordial, porque si no se sienten parte no se involucran y una forma de involucrarlos es hacerlos partícipe de todas las decisiones importantes de un municipio".

Con respecto a la alta abstención que hubo en las elecciones, Fernández afirmó que una forma de hacer partícipes a esas personas que no votaron es realizando "asambleas, cabildos, reuniones barriales. En la medida que vean interés del municipio, las vecinas y los vecinos se irán sumando a las distintas cosas y van a querer participar".