Miami. El presidente Barack Obama prometió luchar por una reforma el sistema de inmigración de Estados Unidos, una meta que lo ha evadido y que preocupa profundamente a los votantes hispanos estadounidenses, cuyo apoyo necesita para la reelección del 2012.

En comentarios realizados ante varios miles de entusiasmados estudiantes de educación superior, Obama también también intentó conseguir el apoyo del estado de Florida, donde ganó en el 2008 y quiere mantener de su lado el próximo año.

"Yo creo firmemente que deberíamos reparar nuestro sistema de inmigración roto. Repararlo para que satisfaga nuestras necesidades económicas del siglo XXI y de seguridad", dijo Obama en una ceremonia de graduación del Miami Dade College. El establecimiento atiende a miles de estudiantes hispanos y afroamericanos.

La campaña del presidente por reformar el sistema de inmigración hasta el momento ha sido postergada por temas más urgentes, como conseguir que la economía vuelva a crecer y seguir adelante con una enorme reforma al sistema de salud.

Además, la derrota de los demócratas en las elecciones legislativas del año pasado que dio el control de la Cámara de Representantes a los republicanos hace que aprobar una reforma a la ley de inmigración sea poco probable.

Pero Obama, quien anunció formalmente su campaña de reelección para el 2012 anteriormente este mes, debe asegurar a los votantes hispanos estadounidenses que lo ayudaron a llegar a la Casa Blanca que no abandonará los esfuerzos por una reforma a la política de inmigración del país.

La Casa Blanca ha realizado eventos durante las últimas dos semanas para discutir la inmigración y para mostrar que Obama aún está presionando frente al tema para reunir respaldo público.

El año pasado, Obama no pudo aprobar el "Dream Act", que habría brindado un camino a la ciudadanía para los inmigrantes ilegales que fueron llevados a Estados Unidos como niños, lo que fue decepcionante.

El fracaso fue una seria desilusión para muchos latinoamericanos, quienes son el grupo étnico de mayor crecimiento en Estados Unidos y cada vez son un grupo de votación más importante.

Obama dijo que él no se ha dado por vencido.

"Seguiré luchando junto a muchos de ustedes para hacer del 'Dream Act' una ley de esta tierra", afirmó "Será difícil y tomará tiempo. Yo sé que algunos de ustedes desean que yo pudiese dejar de lado al Congreso y cambiar la ley por mí mismo. Pero no es así como funciona la democracia", agregó.