Washington. El presidente Barack Obama dijo que no debió usar la palabra "enemigos" para describir a sus rivales políticos, mientras los republicanos buscan convertir en un tema sus dichos un día antes de las elecciones legislativas de Estados Unidos.

En una entrevista con el presentador de radio Michael Baisden, Obama dijo: "probablemente debería haber usado la palabra 'opositores' en lugar de enemigos".

El estaba dando pie atrás respecto a un comentario que realizó hace una semana en una entrevista con la radio Univisión en la que buscó persuadir a los hispanos para que voten por candidatos demócratas en lugar de republicanos.

"Si los latinos no participan de la elección, en lugar de decir 'vamos a castigar a nuestros enemigos y vamos a premiar a nuestros amigos que nos apoyan en los temas que nos importan' (...) Si ellos no ven ese tipo de entusiasmo al votar en esta elección, entonces creo que va a ser más difícil", declaró Obama.

Los republicanos, que buscan hacerse con el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en la elección del martes, centraron su atención en el comentario de Obama sobre sus "enemigos", con la esperanza de alentar una mayor participación de la base republicana.

John Boehner, el republicano que reemplazaría a Nancy Pelosi como presidente de la Cámara de Representantes si su partido gana el control de la Cámara este martes -como prevén la mayoría de las encuestas-, está entre quienes más se han referido al tema.

"Hoy, lamentablemente, tenemos un presidente que utiliza la palabra 'enemigo' con sus compatriotas estadounidenses (...) sus conciudadanos. El la usa para la gente que no concuerda con su agenda de un mayor gobierno (...) gente que exige un gobierno más pequeño, más responsable que respete las libertades y permita a los pequeños negocios crear empleos", dirá Boehner en Cincinnati.

"Señor presidente, hay una palabra para la gente que tiene la audacia de hablar en defensa de la libertad, de la Constitución y de los valores de un gobierno limitado que han hecho grande a nuestro país. Nosotros no los llamamos 'enemigos'. Los llamamos 'patriotas'", planea decir Boehner.

Obama dijo a Baisden que él se refería a los opositores de una extensa reforma al sistema de inmigración. Los hispanos están decepcionados porque Obama no ha seguido presionando con la reforma, a la que se oponen los republicanos.