Washington. El presidente Barack Obama intentó este sábado tranquilizar a los estadounidenses sobre la participación militar de su país en Libia, diciendo que la misión es limitada y que Estados Unidos no intervendrá en todos los sitios donde haya una crisis.

Obama, acusado por muchos legisladores estadounidenses de no explicar las metas de Estados Unidos en Libia, usó su discurso semanal por radio y la web para hablar sobre su política en Libia, y planea un discurso al público estadounidense este lunes por la noche para explicarlo con mayor detalle.

Hasta ahora, las encuestas muestran que los estadounidenses respaldan al presidente en el uso del poder aéreo estadounidense y misiles crucero para atacar las defensas aéreas del líder libio Muammar Gaddafi y otros objetivos destinados a apoyar a los rebeldes libios y proteger a los civiles de las fuerzas gubernamentales.

Una encuesta de Reuters-Ipsos de los últimos días dijo que el 60% de los estadounidenses lo respaldan sobre Libia, aunque sólo 17% lo vieron como un líder fuerte y decisivo.

Una encuesta de Gallup ubicó el apoyo estadounidense de su política en Libia al 47%, mientras 37% lo desaprueban.

"Tenemos éxito en nuestra misión", dijo Obama. "Porque nosotros actuamos rápido, se evitó una catástrofe humanitaria y se salvaron incontables vidas de civiles, de hombres, mujeres y niños inocentes".

Aliviando parte de la presión sobre Obama, se espera que la OTAN tome el mando y el control de la operación militar aliada de una semana de duración este fin de semana de Estados Unidos.

"Nuestros militares han brindado capacidades únicas al principio, pero esto es ahora un amplio esfuerzo internacional", dijo, y destacó que países árabes, incluyendo Qatar y Emiratos Arabes Unidos, han acordado enviar aviones de combate como respaldo a la misión occidental.

Obama fue cauto sobre el potencial de intervención de Estados unidos en otros sitios, en momentos en que los estadounidenses ven reportes de disturbios que convulsionan a Siria y Yemen.

"Como comandante en jefe, no enfrento mayor decisión que enviar a nuestros hombres y mujeres militares al peligro. Y Estados Unidos no debe - y no puede - intervenir cada vez que hay una crisis en algún sitio del mundo", dijo.