Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, buscará este lunes construir un puente diplomático con China en su intento por lograr mayores sanciones contra Irán, en el marco de una cumbre de seguridad nuclear en Washington sin precedentes.

Obama sostendrá conversaciones con el presidente chino, Hu Jintao, antes de recibir a las delegaciones de alto nivel de cerca de 50 países para la apertura de la conferencia global, en donde el foco será la prevención del terrorismo nuclear.

En la reunión con Hu, Obama espera avanzar en el compromiso de China para aumentar la presión sobre Irán y su programa nuclear, después de que Pekín acordó unirse a las negociaciones sobre posibles nuevas sanciones de la ONU contra la república islámica.

Los dos líderes tratarán también de estrechar las relaciones bilaterales tras las tensiones que se generaron en los últimos meses a raíz de una amplia serie de acontecimientos. Los mercados financieros estarán atentos a más señales de China sobre el futuro de su moneda.

La cumbre de Washington es la culminación de una semana de diplomacia nuclear para Obama y se da después de un año de que el mandatario lanzara su perspectiva de lograr un mundo libre de armas nucleares.

Obama ha recibido críticas de los conservadores en su país por su estrategia para el control de armas nucleares a la que califican de ingenua y riesgosa para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Pese a que esto, la cumbre de dos días, la más grande organizada por Estados Unidos para líderes mundiales en seis décadas, será una prueba de la habilidad de Obama de conducir una agenda nuclear global.

Hablando en la víspera de la conferencia, el mandatario estadounidense dijo que esperaba lograr enormes progresos en el objetivo de reducir el material nuclear en el mundo entero.

"Sabemos que organizaciones como Al Qaeda están en proceso de asegurarse armas nucleares, armas de destrucción masiva que no tendrían remordimiento alguno en usar", dijo Obama a periodistas, calificando esta situación como la mayor amenaza a la seguridad nacional.

Un borrador del comunicado final muestra que los líderes se comprometerán a trabajar para salvaguardar todo el "material nuclear vulnerable" dentro de cuatro años y tomar las medidas necesarias para aplacar el tráfico nuclear.

Irán y Corea del Norte no están en la lista de invitados. Pero, el estancamiento de las negociaciones nucleares en ambos países seguramente figurarán en las conversaciones de Obama con Hu y otros líderes como la canciller alemana, Angela Merkel, que se reunirán con el mandatario estadounidense el martes.