Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó este miércoles como "profundamente perturbadores" los hechos recientes ocurridos en Cuba en temas de derechos humanos, subrayando la tensión con La Habana pese a su compromiso de cambiar las relaciones entre ambos países.

En un comunicado escrito, Obama citó la muerte el mes pasado del disidente encarcelado Orlando Zapata Tamayo y una "intensificación del hostigamiento" a los opositores políticos en la isla.

"Estos eventos enfatizan que en lugar de aprovechar una oportunidad para entrar a una nueva era, las autoridades cubanas continúan respondiendo a las aspiraciones del pueblo cubano con el puño cerrado", escribió Obama.

El mandatario reiteró el reclamo de larga data de Washington para que Cuba libere de manera incondicional a todos los prisioneros políticos de la isla.

"Los recientes eventos en Cuba (...) son profundamente perturbadores", dijo Obama.

Después de asumir el poder el año pasado, Obama prometió relanzar las difíciles relaciones de Washington con Cuba y adoptó medidas iniciales como el levantamiento de las restricciones a las visitas familiares y suavizó levemente el embargo comercial de 47 años contra la isla.

Pero la esperanza de relaciones más amables se ha disipado en medio de disputas familiares por las restricciones comerciales estadounidenses, espionaje y derechos humanos.

Los críticos estadounidenses del intento de acercamiento de Obama hacia La Habana dicen que el mandatario ha recibido poco a cambio.

Cuba ha acusado al gobierno de Obama de seguir interfiriendo en sus asuntos al apoyar a grupos disidentes de la misma manera que sus antecesores en el poder.

"Durante el curso del año pasado, he tomado medidas para tender un lazo hacia el pueblo cubano y para indicar mi deseo de buscar una nueva era en relaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba", dijo Obama.

"Sigo comprometido con apoyar el simple deseo del pueblo cubano de determinar libremente su futuro y de disfrutar los derechos y libertades que definen a las Américas", indicó el mandatario.

Manifestantes pro-gubernamentales y efectivos de policía interrumpieron una serie reciente de marchas de activistas de oposición en La Habana.

Los arrestos y tácticas de choque cosecharon nuevas condenas internacionales para el gobierno cubano, ya bajo severas críticas por la muerte el 23 de febrero de Zapata tras una huelga de hambre de 85 días para protestar por sus condiciones de encierro.