Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio los primeros pasos en el camino a las elecciones del 2012, presidiendo el primero de muchos eventos de recaudación de fondos para asegurar que los demócratas puedan competir contra los republicanos.

"Parte de la razón que estamos aquí es porque tenemos la intención de ganar las próximas elecciones", dijo.

El US$1 millón recaudado en dos eventos no es para su propio intento de lograr la reelección, sino para el senador demócrata de la Florida el senador Bill Nelson y otros demócratas del Senado.

Obama encendió a una multitud de partidarios en un hotel de Miami al insistir en que quiere encontrar un terreno común con los republicanos en una disputa por el presupuesto pero no está dispuesto a cortar lo que él considera inversiones necesarias en educación, ciencia y tecnología.

"Estoy dispuesto a cortar cualquier gasto que no podemos pagar", señaló.

"No estoy dispuesto a reducir las inversiones básicas que necesitamos", apuntó.

Muchos expertos creen que los demócratas podrían tener problemas en tener el control del Senado de los Estados Unidos, ya que sólo tienen una ventaja de 53 a 47 tras las elecciones legislativas en noviembre pasado y que estarán defendiendo más escaños en el Senado que los republicanos en el 2012.

Aunque su índice de aprobación sigue estando por debajo de 50%, las posibilidades de que haya una reelección para Obama parecen estar mejorando a medida que la economía de Estados Unidos gana ritmo y los republicanos se enfrentan a una larga batalla para determinar quien será el oponente de Obama.

Pero para volver a ganar, Obama necesitará los votantes independientes, que no respaldaron a los demócratas en noviembre pasado y ayudaron a los republicanos a ganar la Cámara de Representantes.