Kruen. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que los líderes del G-7 reunidos en los Alpes bávaros el domingo discutirían plantar cara a la agresión rusa en Ucrania, en un momento en el que la violencia está escalando debido a los separatistas apoyados por Moscú, según los observadores.

Al inicio de la cumbre de dos días de las naciones más industrializadas del mundo, la anfitriona Angela Merkel recibió a Obama en la idílica ciudad alpina de Kruen bajo un cielo azul, rodeada de habitantes de la zona vestidos con el atuendo tradicional, bebiendo cerveza y comiendo pretzels.

Merkel espera conseguir compromisos contra el calentamiento global para ganar impulso de cara a la importante cumbre climática de Naciones Unidas en París del próximo diciembre.

La agenda alemana también prevé debates sobre temas de salud mundial como el ébola, antibióticos y enfermedades tropicales.

Pero las crisis en Ucrania y Grecia podrían eclipsar las discusiones en Schloss Elmau, un hotel de lujo al pie de las pintorescas montañas del sur de Alemania, cerca de la frontera con Austria.

En una comparecencia previa a la cumbre, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, expresó su desesperación con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, al que acusó de distorsionar las propuestas de los acreedores internacionales para plasmar un acuerdo que salve a Atenas del cese de pagos.

Juncker reiteró que una salida de Grecia de la zona euro no es una opción, pero advirtió que eso no significa que pueda "sacar un conejo de la chistera" para evitarlo.

Agresión Rusa. Obama dijo que los líderes debatirán sobre la economía mundial, las asociaciones comerciales y "harán frente a la agresión rusa en Ucrania", así como a las amenazas del extremismo violento y el cambio climático.

Tanto él como Merkel destacaron la importancia de la relación germano-estadounidense, dañada en los últimos años por las revelaciones de espionaje de Estados Unidos en Alemania, entre ellas las escuchas al teléfono celular de la canciller.

"Mi mensaje para el pueblo alemán es simple: agradecemos su amistad, su liderazgo", dijo Obama, usando el saludo tradicional bávaro "Gruess Gott" ante una multitud reunida en una plaza del pueblo. "Estamos juntos como aliados inseparables en Europa y en todo el mundo"

Merkel aludió a las "diferencias", pero describió a Estados Unidos como "nuestro amigo" y un "socio esencial".

En la conferencia de prensa con Juncker, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que espera que el G-7 presente un frente unido en las sanciones a Rusia y agregó que "si alguien quiere comenzar una discusión sobre cómo cambiar el régimen de sanciones, sólo podría ser sobre su fortalecimiento".

Observadores europeos culparon de los recientes combates en el este de Ucrania a los separatistas prorrusos. El presidente ruso, Vladimir Putin, fue relegado de lo que solía ser el G-8 después de que Moscú se anexionase Crimea el año pasado.