Washington. Una década después de los atentados del 11 de septiembre, el ataque de un denominado "terrorista solitario", como el asesino de Noruega, representa un mayor riesgo para Estados Unidos que una operación a gran escala, dijo el martes el presidente Barack Obama.

"El escenario más probable contra el que tenemos que protegernos ahora resulta más una operación de un lobo solitario que un gran ataque terrorista bien coordinado", dijo Obama a CNN.

"Cuando tienes una persona que está loca o impulsada por una ideología de odio, puede hacer mucho daño y es mucho más difícil de localizar a operadores que son lobos solitarios", dijo.

Obama calificó como un "progreso extraordinario" la desintegración de Al Qaeda, el grupo que estuvo detrás de los ataques de 11 de septiembre 2001 y cuyo líder Osama bin Laden murió en mayo durante una operación de tropas estadounidenses en Pakistán.

"Ellos son una organización mucho más débil y con mucha menor capacidad de lo que eran hace sólo dos o tres años", dijo el mandatario, al tiempo que destacó la necesidad de tener "conciencia" de posibles ataques por el aniversario del peor atentado terrorista en la historia del país el próximo mes.