Washington. El presidente Barack Obama eligió a la procuradora general Elena Kagan como su candidata para llenar una de las vacantes de la Corte Suprema, según reportó este domingo NBC News.

La selección de Kagan cambiaría una tendencia de cuatro décadas si es confirmada por el Senado estadounidense, ya que todos quienes han llegado a la Corte Suprema en las décadas recientes han sido jueces.

Funcionarios de la Casa Blanca no respondieron inmediatamente a una solicitud de confirmación del reporte de NBC, que no dio la fuente de la información.

Kagan ha servido como asesora de la Casa Blanca durante la presidencia de Bill Clinton y como decana de la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard, pero nunca como jueza.

De ser confirmada, Kagan sería la cuarta mujer que integra la Corte Suprema desde su creación.

Es improbable que su nominación lleve a una lucha encarnizada en el Senado antes de las elecciones legislativas de noviembre o que distraiga al gobierno del presidente Obama de otros asuntos, como el empleo, la regulación financiera y la legislación sobre cambio climático.

Sin embargo, Kagan podría enfrentar un duro interrogatorio en el Senado por parte de los republicanos durante su proceso de confirmación por temas como su oposición al reclutamiento dentro del campus de Harvard, debido a la política de que personas abiertamente gay sirvan en el Ejército.

Obama nombró el año pasado a Kagan como la primera mujer en encabezar la procuradoría general, funcionario que tiene a cargo representar al Gobierno estadounidense ante la Corte Suprema. Su argumento inicial en la Corte Suprema en septiembre fue el primero que realizó frente a una corte.

Obama desea que su elección sea aprobada antes del comienzo del próximo período de la corte en octubre.

El retiro del juez liberal John Paul Stevens, de 90 años -quién ha estado en la Corte Suprema durante casi 35 años-, entrará en efecto al concluir el período actual a fines de junio.

Los demócratas controlan 59 de los 100 escaños del Senado. Para la confirmación sólo se requiere una mayoría simple.

Kagan no cambiaría el equilibrio ideológico de la Corte Suprema. Como Stevens, probablemente se alinearía en la mayoría de los casos con los otros tres jueces liberales de la corte, que está controlada por una mayoría conservadora de cinco miembros.

La candidata se sumaría a Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor, a quién Obama seleccionó el año pasado, como las juezas de la corte.

Los últimos dos integrantes de la Corte Suprema que no eran jueces, William Rehnquist y Lewis Powell, se unieron a ésta en 1972.