Washington. La nueva doctrina de seguridad nacional del presidente Barack Obama dejará claro que Estados Unidos no se considera en guerra con el Islam, dijo un funcionario de alto rango.

La Casa Blanca planea presentar el jueves la primera declaración formal de Obama sobre las metas de seguridad nacional, que se espera que se separen marcadamente de la postura solitaria de la era de Bush que incluían una justificación a la guerra preventiva y distanció a muchos en el mundo musulmán.

Anticipando partes del documento, John Brennan, el principal asesor de Obama contra el terrorismo, dijo: "Nunca hemos estado y nunca estaremos en guerra con el Islam".

"La estrategia del presidente es inequívoca respecto a nuestra postura -Estados Unidos está en guerra. Estamos en guerra contra Al Qaeda y sus aliados terroristas", dijo en un discurso en el Centro de Estudios Internacionales Estratégicos en Washington.

Las palabras de Brennan encajan con el acercamiento de Obama al mundo musulmán, donde la imagen de Estados Unidos bajo el ex presidente George W. Bush fue dañada por la invasión a Irak, el escándalo de abusos contra prisioneros en Abu Ghraib y su uso de frases como "guerra contra el terrorismo" y "fascismo islámico".

El sábado en West Point, Obama presentó los principios generales de su próxima estrategia de seguridad nacional, un documento que la ley exige a cada gobierno, destacando la participación internacional por sobre la "diplomacia de vaquero" de Bush.

Luchando con una frágil economía de Estados Unidos y un creciente déficit, Obama también indicó que daría un nuevo énfasis al lazo enter la fortaleza económica de Estados Unidos y la disciplina en casa y mejorar la posición de Estados Unidos en el mundo.

Muchos atribuyen a Obama el cambio en el tono de la política exterior de Estados Unidos, pero aún lucha con guerras inconclusas en Afganistán e Irak, disputas nucleares con Irán y Corea del Norte y un lento proceso de paz en Oriente Medio.

Sus críticos dicen que algunos de sus esfuerzos de aproximación diplomática muestran a Estados Unidos como un país débil.

Brennan dijo que el detener la creciente amenaza de terroristas "criados en casa" sería una de las mayores prioridades, junto al fortalecer las defensas contra los reclutas solitarios de Al Qaeda que poseen pasaportes internacionales que les permitesn entrar a Estados Unidos sin grandes revisiones.

Esto se da luego del fallido intento de detonar una bomba en Navidad en un avión comercial que se dirigía a Detroit y del descubrimiento de un coche bomba en Times Square anteriormente este mes -incidentes que Brennan dijo eran parte de una "nueva etapa" de la lucha contra el terrorismo.

"La estrategia de seguridad nacional del presidente reconoce explícitamente la amenaza que representan para Estados Unidos individuos radicalizados aquí en casa", afirmó.

Se espera que el enfoque revisado de Obama repudie implícitamente la "doctrina Bush" del 2002, que justifica el derecho de librar guerras preventivas contra países y grupos terroristas considerados como una amenaza a Estados Unidos.