Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, desplegará hasta 1.200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera con México y solicitará US$500 millones para reforzar la seguridad fronteriza, dijo este martes un funcionario gubernamental.

Las tropas darán apoyo de inteligencia, vigilancia, reconocimiento y análisis, así como soporte inmediato para el cumplimiento de leyes antinarcóticos y entrenamiento hasta que la Patrulla de Aduanas y Frontera pueda reclutar y formar a más oficiales y agentes para servir en la frontera.

Los fondos serán utilizados para mejorar la tecnología en la frontera y compartir información y apoyo entre agencias del orden público mientras se enfocan en combatir el tráfico ilegal de personas, drogas, armas y dinero.

El tema inmigratorio ha sido objeto de una intensa atención en Washington, con Obama pidiendo una extensa reforma y abogando contra una nueva y dura ley en el estado fronterizo de Arizona.

El asunto también fue importante durante una visita de estado a Washington hecha la semana pasada por el presidente mexicano, Felipe Calderón.