En una entrevista que concedió al Grupo de Diarios de las Américas (GDA), que agrupa a once periódicos de la región y lo eligió como el personaje del año, Barack Obama resaltó que comprometió a EE.UU. a "establecer alianzas de igualdad y respeto mutuo con las naciones y los pueblos de las Américas, basadas en interés mutuo".

Para el mandatario estadounidense, América Latina es una de las regiones del mundo de crecimiento más acelerado y las relaciones con EE.UU. "son más fuertes que lo que han sido en muchos años".

"Creo que este es un momento de gran promesa para la región y espero poder ampliar nuestros logros de mi primer mandato", expresó Obama, que puso especial énfasis en procurar "seguir reduciendo obstáculos al comercio e inversiones, impulsar la competitividad, la cooperación en materia de energía, el crecimiento económico incluyente y la cooperación en la lucha contra los cárteles de las drogas".

Confió el jefe de la Casa Blanca en que tras el inicio de su nuevo mandato, en enero, el Congreso estadounidenses abra el debate para una reforma migratoria integral que regularice la situación de millones de inmigrantes.

"Lo que hace falta es que el Congreso apruebe un proyecto de ley que garantice que nuestro sistema de inmigración refleje nuestra herencia como nación tanto de inmigrantes como de leyes", subrayó, y resaltó el aporte de "decenas de millones de hispanos que enriquecen a Estados Unidos diariamente".

Obama extendió además las posibles zonas de cooperación a la lucha contra los cárteles de drogas y las pandillas criminales que amenazan a la región, tema en el que, expresó, "no se puede bajar la guardia".

"Estados Unidos reconoce que la demanda de drogas ilegales en nuestro país contribuye a alimentar la crisis. Así es que seguiremos cumpliendo nuestras responsabilidades esforzándonos por reducir la demanda de drogas ilegales y combatiendo el flujo de dinero y armas", manifestó.

Obama elogió, además, las "exitosas transiciones a la democracia" en América Latina y señaló que la región puede ser un ejemplo para el mundo. "Los países que defienden las libertades son más exitosos y prósperos", indicó.