Nueva York. El presidente Barack Obama ha logrado importantes victorias políticas para los gays, pero es improbable que aumente su apoyo a los derechos de los homosexuales antes de las elecciones de 2012 para evitar alejar a los votantes independientes.

Líderes gay probablemente aplaudirán el jueves a Obama en un evento para recaudar fondos en Nueva York por apoyarlos en temas como, por ejemplo, que puedan servir abiertamente en las fuerzas armadas.

Sin embargo los llamados para que la Casa Blanca respalde el matrimonio entre personas del mismo sexo y fortalezca la protección federal contra la discriminación serán probablemente ignorados, porque Obama se maneja con cuidado de cara a las elecciones de noviembre próximo.

"El enigma que enfrenta Obama es mantener este núcleo esencial de electores sin exagerar y alejarse de los intensos oponentes de esos electores", dijo John Zogby, de la encuestadora IBOPE Zogby International. "Su desafío es continuar jugando bien y no exagerar".

Los votantes independientes, vistos como menos propensos a respaldar causas gay, serán cruciales para ganar estados muy reñidos como Virginia, Carolina del Norte, Ohio, Florida, Indiana y Wisconsin.

Con la economía en problemas, la elección se perfila como una carrera más difícil para Obama que la del 2008 y el presidente debe mantener a bordo a grupos clave de votantes.

Los evangelistas en su mayoría votan por los republicanos, pero Obama logró un 30% de sus votos en el 2008 y no puede darse el lujo de perderlos, dijo Zogby. Además, los afro descendientes que votaron en un 95% por Obama en las elecciones pasadas se oponen mayormente al matrimonio gay, dijo el encuestador.

Entre los latinos, que Obama ganó en 2008, un 40% se definen como socialmente conservadores.

En contraste, el voto gay es pequeño aunque influyente. Una encuesta a boca de urna realizada por CNN en el 2008 mostró que un 4% de los votantes eran gays, lesbianas o bisexuales y un 70% de ellos votaron por Obama.

Otras encuestas sugieren que los homosexuales representan un 7% de los votantes.

Graham Wilson, presidente del departamento de ciencia política de la Universidad de Boston, dijo que Obama querrá mantener satisfechos a sus partidarios gay porque tienen altos ingresos y son un grupo potencialmente fuerte para recaudar fondos.