Las elecciones primarias que serán celebradas este martes en cinco estados encontrarán al presidente norteamericano, Barack Obama, único aspirante demócrata para retener el poder en la Casa Blanca, con la cantidad de delegados necesarios para ser nominado por el partido.

Así, y pese que no hubo otros candidatos fuertes que le disputaran la candidatura demócrata, Obama llegará a las primarias de la costa este con 2.854 delegados, superando ampliamente los 2.778 necesarios para ser nominado en las Convenciones Nacionales de septiembre, según el recuento de la cadena CNN.

El escenario difiere para el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, quien tiene camino aún por transitar antes de conseguir el número mágico de 1.144 delegados para ser nominado como candidato presidencial de su Partido Republicano a finales de agosto.

Con un total de 231 delegados en juego, el precandidato multimillonario llegará a los comicios de Connecticut, Delaware, Nueva York, Pensilvania y Rhode Island con la intención de seguir incrementando los 684 que obtiene hasta ahora.

Si bien su principal competir, el ex senador de Pensilvania Rick Santorum, está fuera de la contienda desde hace dos semanas, Romney comparte todavía la carrera hacia la Casa Blanca con el ex presidente de la cámara Baja Newt Gingrich y el legislador texano Ron Paul.

No obstante, aunque ninguno de ellos está en posición de complicarle la candidatura al ex gobernador, Gingrich apunta a continuar en carrera para disputarle delegados a Romney - aunque esto sea en sumas menores - y así retardar la nominación que ya está virtualmente asignada al de Massachusetts.

Confiado en su próxima candidatura, Romney volvió a reactivar hoy los rumores sobre una de las principales incógnitas a resolver, su potencial compañero de fórmula, al presentarse acompañado de uno de los funcionarios que más suena como posible candidato a vice presidente, el senador de Florida Marco Rubio.

De campaña en Pensilvania junto a Rubio, el ex gobernador evitó sin embargo confirmar que el ex senador sea quien finalmente lo acompañe a buscar el liderazgo en Washington y dijo, por el contrario, que continuará considerando a varios potenciales nominados a vicepresidente.