Miami. Estados Unidos necesita ver un "cambio real" en Cuba antes de que puedan ser normalizadas las relaciones entre los vecinos, dijo el presidente estadounidense, Barack Obama, aludiendo al diferendo ideológico de medio siglo.

En comentarios a la televisora Univisión de Miami, que parecieron desalentar esperanzas de una mejora rápida en las relaciones entre ambos países, Obama dijo que pese a "algunas conversaciones" de reformas emprendidas por el Gobierno comunista de Cuba, él no ha visto cambios "realistas".

"Daría la bienvenida a un cambio real del Gobierno cubano (...) Para que nosotros podamos tener el tipo relaciones normales que tenemos con otros países, tenemos que ver cambios significativos del Gobierno cubano y nosotros no hemos visto eso todavía", dijo Obama en una entrevista transmitida el jueves y el viernes.

El presidente cubano, Raúl Castro, quien ha reiterado que está dispuesto a discutir cualquier tema con Washington después de medio siglo de hostilidades ideológicas mutuas, ha puesto en marcha más de 300 reformas económicas con vistas a revitalizar la economía socialista de tipo centralizada sin abrazar el mercado.

Entre las reformas está una mayor expansión del trabajo privado, aunque Castro ha insistido en que el sistema no mutaría a capitalismo.

La Habana, que ha exigido por décadas el fin del embargo comercial y financiero que le aplica Washington para conseguir un cambio de sistema, ha liberado a decenas de presos políticos, que salieron al exilio tras un histórico acuerdo con la Iglesia Católica el año pasado.

La mayoría se marchó hacia España y otros países.

Pero Obama dijo que el Gobierno encabezado por Raúl Castro, quien sucedió a su hermano Fidel Castro en el 2008, todavía debía producir un cambio real para que su administración pudiera responder.

"En el fondo los prisioneros políticos siguen ahí, quienes debieron haber sido liberados hace mucho tiempo, quienes en primer lugar no debieron ser arrestados nunca; la disidencia política aún no es tolerada. El sistema económico es todavía demasiado restringido", expresó.

"Si lo piensas, Castro llegó al poder antes de que yo naciera y todavía está allí y tiene básicamente el mismo sistema que el mundo entero ha reconocido que no funciona", agregó.

"Acciones opresivas". Los claros condicionamientos del presidente estadounidense para una mejora significativa en las relaciones bilaterales parecieran destinados a decepcionar a los que buscan mayores medidas unilaterales para relajar las sanciones de Estados Unidos contra la isla.

Desde que llegó a la presidencia en enero del 2009, Obama ha aliviado algunos aspectos del embargo, entre ellos el levantamiento de las restricciones de viajes para los cubanos que viven en Estados Unidos y el envío de remesas.

También flexibilizó la reglas para que empresas de telecomunicaciones negocien con la isla y está permitiendo que más estadounidenses viajen a la isla en intercambios religiosos, culturales y académicos para potenciar los contactos "pueblo a pueblo".

En la entrevista, Obama fue consultado por la muerte el domingo pasado de un disidente cubano, que fuentes de la oposición aseguraron que falleció de una "paliza" policial mientras que el Gobierno dijo que padecía de páncreas inflamado y otras enfermedades crónicas .

"El no debió haber sido detenido en primer lugar", dijo Obama, aunque agregó que son necesarios más detalles para saber más sobre ese específico incidente.

"Ha habido miles de personas que han sufrido como consecuencia de la opresión del régimen cubano", expresó Obama y dijo que su Gobierno trabajará para tratar de que el pueblo cubano tenga más prosperidad y libertad.