Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó este miércoles a reformar el sistema de justicia penal nacional que describió como una "fuente de injusticia" que afecta a las comunidades afroamericanas e hispanas en el país.

"En cada medida, los cambios en la vida de los jóvenes negros e hispanos están muy a la zaga de sus pares blancos", afirmó Obama durante la convención nacional anual de la Asociación Nacional por el Progreso de la Personas de Color (NAACP, siglas en inglés) en Filadelfia, destacando que el legado del pasado histórico de esclavitud y segregación e injusticias estructurales continúan afectando a la nación.

Respecto al sistema de justicia penal, Obama señaló que las minorías, especialmente los afroamericanos y los latinos, son discriminados debido a su raza.

"En muchos lugares, los niños y hombres negros, los niños y hombres latinos experimentan un tratamiento legal diferente... Los afroamericanos son más propensos a ser arrestados y a recibir sentencias mayores por un mismo delito", apuntó el mandatario.

El tema de los encarcelamientos masivos contra las comunidades afroamericanas ha sido considerado desde hace mucho tiempo como una de las principales causas de la pobreza perpetua de esas comunidades.

Según datos oficiales, los afroamericanos y los latinos representan apenas el 30% de la población estadounidense, pero el 60% de la población en prisión.

Mientras que uno de cada 214 hombres blancos se encuentra actualmente en prisión, alrededor de uno de cada 35 hombres afroamericanos está preso, declaró Obama, agregando que uno de cada nueve niños afroamericanos tiene a uno de sus padres encarcelado.