Nueva Delhi. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, exhortó a India el domingo a mejorar sus relaciones con Pakistán, un país que según dijo no está actuando con la suficiente rapidez para controlar la militancia islámica dentro de sus fronteras.

Obama camina por una cuerda floja diplomática mientras busca renovar los lazos con India debido a su creciente importancia económica y geopolítica, al tiempo que entrega a Pakistán miles de millones de dólares en ayuda y promueve una campaña para estabilizar a Afganistán.

"Mi esperanza es que con el tiempo, la confianza se desarrolle entre ambos países, que el diálogo comience, quizá en temas menos controversiales, avanzando hacia asuntos más controvertidos", dijo Obama a una reunión con estudiantes en una universidad en Mumbai.

"Hay más pakistaníes que han sido asesinados por terroristas dentro de Pakistán que probablemente en cualquier otra parte", indicó Obama.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán Abdul Basit fue citado por la agencia de noticias Press Trust de India cuando dijo que Estados Unidos debería jugar un "efectivo papel para una solución amigable del antiguo conflicto de Cachemira" dado sus cercanos lazos con India.

Cachemira está en el centro de la disputa entre los rivales nucleares, quienes han peleado dos guerras por la descontenta región de los Himalayas que ambos reclaman.

Mutua desconfianza. India culpa a Pakistán de fomentar la militancia y dice que elementos dentro del Estado pakistaní estuvieron detrás de los ataques del 2008 contra Mumbai, donde hombres armados con sede en Pakistán dieron muerte a 166 personas en una incursión de 60 horas contra el corazón financiero de India.

El ataque inflamó la tensión entre los rivales nucleares, que han ido a la guerra en tres ocasiones desde la independencia de Gran Bretaña en 1947.

India suspendió inmediatamente las charlas de paz con Pakistán, aunque se realizaron algunas reuniones de alto nivel en el 2009, en buena parte infructuosas.

"La inversión en desarrollo de India en Afganistán es apreciado", señaló Obama. "Pakistán tiene que ser socio en este proceso, de hecho todos los países en la región van a tener que ser socios en este proceso", agregó.

"Estados Unidos acoge eso, no creemos que podamos hacer esto solos", afirmó.

India ha entregado 1.300 millones de dólares en ayuda a Afganistán, una política que desconcierta a Pakistán que ve a su afligido vecino del norte como sector de influencia. India quiere estabilidad en Afganistán para que el país deje de ser usado por militantes islamistas.

Obama señaló que Pakistán no estaba actuando lo suficientemente rápido para lidiar con militantes dentro de sus fronteras, una visión expresada en reiteradas ocasiones por algunos funcionarios indios que dicen que Islamabad está engañando a Washington al recibir ayuda mientras apoya también a grupos militantes en Afganistán.

El sábado, Obama anunció que Estados Unidos también flexibilizaría los controles exportadores por la tecnología sensible, una demanda india que profundizará los lazos entre ambos países.

La Casa Blanca anunció además que Obama apoyaría la membresía de India en cuatro regímenes claves de no proliferación global, una medida que asegura a Nueva Delhi que Washington reconoce su influencia global.

El mandatario arribó a Nueva Delhi para realizar un recorrido a una tumba de la era Mughal y posteriormente cenará con el primer ministro Manmohan Singh.

Obama también visitará Indonesia, Corea del Sur y Japón en el marco de su gira asiática.