Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se mofó de la controvertida Ley de Arizona y también mencionó, con un humor muy filoso, la situación vivida por Goldamn Sachs recientemente.

En una comida con periodistas -y que también contó con la asistencia de importantes políticos y figuras de Hollywood al ser considerado uno de los eventos sociales más importantes en Washington - Obama se dió tiempo para referirse a su antiguo contrincante presidencial, el republicano John MacCain, quien ahora busca la reelección como senador republicano por Arizona, y que recientemente sostuvo que nunca se identificó como un "disidente".

"Y todos sabemos lo que ocurre en Arizona cuando no tienes tu (documento de) identidad", dijo el presidente. "Adiós Amigos", agregó acto seguido en español el presidente, en clara alusión a la polémica iniciativa. La broma refleja las preocupaciones de muchos hispanos acerca de que podrían ser injustamente discriminados bajo una nueva ley estatal en Arizona que persigue a los inmigrantes ilegales.

Más directo aún fue en el bullado y polémico caso de Goldman Sachs.  Cerrando su participación en el evento, Obama dijo que todos sus chistes en la cena formal fueron "llevados a ustedes con el auspicio de Goldman Sachs", el banco de inversiones acusado hace dos semanas de fraude por la Comisión de Valores de Estados Unidos.

"No se preocupen", dijo a las casi 3.000 personas que asistieron. "Ellos ganan dinero sin importar que ustedes se rían o no", agregó.

Bromas a su vicepresidente La cena de la asociación, uno de los más importantes eventos sociales del año en Washington, atrajo a celebridades de Hollywood y a algunos de los políticos más poderosos de Estados Unidos.

Obama debió competir por hacer reir con el comediante estadounidense Jay Leno, quien estuvo a cargo del humor durante la cena.

Otras celebridades en el evento incluyen al director de cine Steven Spielberg, a los actores Morgan Freeman y Alec Baldwin y la cantante Jessica Simpson.

Obama hizo bromas hasta se dió tiempo para referirse a su vicepresidente Joe Biden.

Obama dijo que no estaba seguro de si debía asistir a la cena, pero que Biden lo convenció.

"Se me acercó y me dijo 'Señor presidente, esta no es cualquier cena. Esta es una comida de la (...) madre'". Mientras Obama decía la broma, fue interrumpido por un largo pitido electrónico del tipo que se utiliza para censurar los insultos en las transmisiones de televisión.

El chiste recordó el momento en que Biden, con un micrófono abierto, felicitó a Obama en marzo por un "tremendo (improperio) acuerdo" en su triunfo al lograr una reforma al sistema de salud de Estados Unidos.

Obama destacó que McCain,