El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que la muerte del líder libio Muammar Kaddafi “marca el final de un largo y doloroso capítulo para el pueblo de Libia”.

En ese sentido, al dirigirse a los medios desde la Casa Blanca, el mandatario sostuvo que luego de que el gobierno libio diera a conocer este jueves la noticia del deceso de quien gobernara el país norafricano por 42 años, “podemos definitivamente decir que el régimen de Kaddafi llegó a su fin”.

Ahora, los libios “tienen la oportunidad de determinar su propio destino” y una “gran responsabilidad” de construir un país “inclusivo, tolerante y democrático”, agregó pidiendo llevar adelante una “transición estable”.

El pueblo libio “ganó su revolución, ahora nosotros seremos socios en la reconstrucción”, señaló Obama en su discurso brindado desde los jardines de la casa de gobierno.

No obstante esto, advirtió, “el proceso hacia la democracia en Libia será difícil” y por lo tanto “no nos hacemos ilusiones: Libia recorrerá un largo y sinuoso camino hacia la democracia plena”.

Por último, el mandatario estadounidense resaltó que “con la ayuda del valiente pueblo libio y las fuerzas internacionales, se puso fin a un capítulo de la historia de Libia”.

El coronel libio de 69 años, murió este jueves asesinado durante la toma de su ciudad natal de Sirte, después de que fuera derrocado este año en plena guerra civil surgida en territorio libio.