Atlanta. El presidente estadounidense, Barack Obama, prometió este lunes cumplir su promesa de terminar las operaciones de combate de Estados Unidos en Irak a fines de agosto, pese al peligroso estancamiento político en Bagdad y al reciente aumento de la violencia.
En un discurso ante un grupo de veteranos minusválidos en Atlanta en un momento en que enfrenta poco apoyo a la guerra en Afganistán, Obama intentó subrayar los progresos de su gestión para reducir el papel estadounidense en la impopular guerra de Irak.

Con la inmediatez de las elecciones al Congreso en noviembre, fue un recuerdo a los demócratas liberales y a muchos votantes independientes de que estaba decidido a cumplir con su promesa de "terminar con la guerra en Irak de una forma responsable".

"Poco después de asumir el cargo, anuncié nuestra nueva estrategia para Irak y para una transición a una responsabilidad completamente iraquí", dijo Obama.

"Y dejé claro que para el 31 de agosto del 2010, las misiones de combate de Estados Unidos en Irak terminarían. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo, como se prometió, a tiempo", agregó el mandatario.

El Ejército de Estados Unidos tiene previsto reducir el tamaño de su contingente en Irak hasta 50.000 soldados para fin de mes, cuando formalmente asumirán un papel más asesor de apoyo a las fuerzas de seguridad iraquíes.

El discurso de Obama sobre Irak llega en medio de tensiones políticas e incertidumbre en Irak sobre el fracaso de los principales partidos a acordar la formación de un nuevo Gobierno cinco meses después de elecciones parlamentarias no concluyentes.

El incremento de los ataques mortales en julio elevó la preocupación respecto de que los insurgentes se están aprovechando del vacío político para alimentar la violencia sectaria.

Obama, que afronta una creciente oposición a la guerra de Afganistán, donde ha incrementado el nivel de las tropas para hacer frente al resurgir talibán, también buscó conseguir el apoyo de la opinión pública.

"Afrontamos grandes desafíos en Afganistán", dijo. "Pero es importante que el pueblo estadounidense sepa que estamos haciendo progresos y que estamos centrados en objetivos que son claros y alcanzables", añadió.

Sin embargo, Obama dijo a los veteranos que cerrará un capítulo clave de la guerra de Irak. Su mensaje de oposición a la guerra de Irak lo ayudó a reunir apoyo entre los demócratas en la campaña electoral de 2008.