Nueva York. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, felicitó a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, por la operación contra la guerrilla en la que murió el jefe militar de las FARC y consideró que se abre una oportunidad para promover la estabilidad y el desarrollo del país sudamericano.

Obama se reunió con Santos, quien asumió el cargo en agosto, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, un día después de que el Ejército colombiano anunció que el líder guerrillero, alias "El Mono Jojoy", murió en un bombardeo en su campamento rebelde.

"Ayer fue un gran día para el pueblo de Colombia y para aquellos que buscan la paz en la región", dijo Obama durante una sesión de fotografías junto a Santos antes de sus conversaciones.

En referencia a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Obama sostuvo que los colombianos "han sido acosados por esta insurgencia terrorista durante un largo tiempo".

"Y como consecuencia del éxito de las fuerzas de seguridad colombianas, creo que ahora tenemos la oportunidad de ver una estabilidad continua en Colombia y en la región", declaró Obama.

"Y ésto creará las perspectivas de paz y desarrollo bajo el liderazgo del presidente Santos. Así que lo felicito", agregó.

Las FARC están en su momento más débil en décadas después de ocho años de una campaña de seguridad en su contra apoyada por Washington, que ha ido tras sus líderes y ha hecho retroceder a la guerrilla a remotas áreas de las selvas y montañas.

GOLPE MUY IMPORTANTE

"Las FARC sufrieron un golpe muy importante, estos terroristas que por mucho tiempo han azotado a este país sudamericano. El presidente de Colombia tiene todo nuestro apoyo. Tanto Colombia como la región recibirán el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos para continuar la lucha contra el terrorismo", reiteró Obama.

Estados Unidos es el principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales y desde el año 2000 le ha entregado más de 6.000 millones de dólares en apoyo militar y programas de asistencia social.

A su vez, Colombia se convirtió en un importante aliado de Estados Unidos en América Latina mientras surgían voces críticas contra Washington, lideradas por mandatarios de tendencias izquierdistas como Hugo Chávez de Venezuela.

Por su parte, Santos aseguró que las relaciones entre Colombia y Estados Unidos se fortalecerán e incluirán nuevos temas dentro de la agenda de trabajo y cooperación bilateral, como el desarrollo social y económico y la protección ambiental.

La agenda de los dos países ha sido dominada en los últimos años por los temas de seguridad, la lucha contra el narcotráfico y el comercio.

El Congreso de Estados Unidos tiene pendiente la ratificación de un Tratado de Libre Comercio firmado por los Gobiernos de Bogotá y de Washington, pero al que se oponen los demócratas que reclaman una reducción de la violencia contra sindicalistas y defensores de derechos humanos.

"Lo que acordamos con el presidente Obama fue fortalecer la relación a través de una agenda nueva, una agenda que incluya temas diferentes a los tradicionales entre Estados Unidos y Colombia, temas como desarrollo social, temas como desarrollo económico, temas como medioambiente, a ver como podemos trabajar juntos en esos nuevos temas", afirmó Santos.