Columbus, EE.UU. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este miércoles que no "se arrepentía" de haber tomado una polémica posición sobre el proyecto de un centro comunitario musulmán y una mezquita cerca del sitio de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York.

El mandatario demócrata dijo la semana pasada que estaba a favor del derecho de los musulmanes a construir un centro cerca del lugar conocido como "Zona Cero".

Sus comentarios el viernes a la noche provocaron las críticas de los republicanos y hasta de miembros de su partido. Harry Reid, la máxima autoridad demócrata en el Senado, se mostró en desacuerdo con el presidente, diciendo que el centro, que incluiría un auditorio y un espacio para rezar, debería ser construido en otro lugar.

El caso desató un debate a nivel nacional debido a que el proyecto se ubicaría a dos cuadras del sitio de los ataques perpetrados por Al Qaeda en el 2001, que destruyeron las torres del World Trade Center y dejaron cerca de 3.000 muertos.

Los demócratas temen que el tema se convierta en una distracción de cara a las elecciones legislativas de noviembre, en las que los republicanos buscan ganar el control del Congreso.

Obama, que está finalizando una gira de tres días por estados políticamente importantes, dijo a un periodista en Ohio que no se arrepentía de haber opinado sobre el tema.