Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó este jueves una orden ejecutiva en la que da instrucciones al gobierno federal de que reduzca sus emisiones de gases productores del efecto invernadero (GI) en 40% durante el próximo decenio en comparación con los niveles de 2008.
Bajo la orden ejecutiva, la cantidad de electricidad que el gobierno federal consume de fuentes renovables se incrementará a 30% para 2025, y los contribuyentes estadounidenses podrán ahorrar eventualmente hasta US$18.000 millones en costos de energía evitables.

También se ordenó a las agencias federales conseguir el 25% de su consumo de energía -tanto eléctrica como térmica- de fuentes de energía limpia para el año 2025; reducir anualmente en 2,5% el uso de energía en edificios federales entre 2015 y 2025; disminuir para el año 2025 en 30 por ciento las emisiones de GI por milla en las flotas federales con respecto a los niveles de 2014, e introducir más vehículos de cero emisiones e híbridos en las flotillas federales; así como reducir la intensidad del agua en los edificios federales en 2% al año hasta 2025.

El gobierno federal es el mayor consumidor individual de energía de la nación. Tiene en operación 360.000 edificios, una flotilla de 650.000 vehículos, y tiene un gasto de US$445.000 millones al año en productos y servicios, de acuerdo con la Casa Blanca.

Además, los principales proveedores federales, incluidos IBM, GE, HP y Honeywell, asumieron un compromiso total de reducción de GI de cinco millones de toneladas entre 2008 y 2020.

En total, los resultados combinados de las acciones del gobierno federal y el nuevo compromiso de los proveedores reducirán las emisiones de GI en 26 millones de toneladas para 2025 con respecto a los niveles de 2008, el equivalente a sacar de circulación unos 5,5 millones de autos durante un año, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

"Los nuevos compromisos  anunciados hoy apoyan el compromiso internacional de Estados Unidos de ubicar para el año 2025 a las emisiones de GI netas entre 26 y 28% por debajo de los niveles de 2005, lo que fue anunciado por primera vez por el presidente Obama en noviembre de 2014 como parte de un acuerdo histórico con China", menciona el comunicado.