Washington. El presidente de Estados Unidos Barack Obama presentó este miércoles un paquete radical y amplio de propuestas para la reducción de la violencia cpor el uso de armas de fuego, un mes después del tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook, en el que murieron 26 personas, entre ellas 20 niños.

"En el mes transcurrido desde que 20 valiosos niños y de seis valientes adultos nos fueron violentamente arrebatados en la escuela primaria Sandy Hook, más de 900 de nuestros compatriotas estadounidenses han muerto por causa de un arma de fuego, 900 en el último mes", dijo Obama en un evento en la Casa Blanca.

Obama estuvo acompañado de defensores del control de armas y de niños de todo el país que le escribieron cartas luego de la masacre en Sandy Hook para expresarle sus preocupaciones por la violencia derivada de las armas y por la seguridad en escuelas.

En presencia de una multitud, el presidente firmó 23 acciones ejecutivas que permiten a la Casa Blanca actuar inmediatamente sin requerir la acción del Congreso. Las medidas incluyen ayudar a las escuelas a contratar oficiales de policía y aumentar la investigación sobre la violencia con armas.

Sin embargo, Obama reconoció también que "los cambios más importantes que podemos hacer dependen de la acción del Congreso" y pidió a los estadounidenses exhortar a sus legisladores a actuar.

"Esas son algunas de las 23 acciones ejecutivas que estoy anunciano hoy, pero por más importante que sean esas medidas, de ninguna manera son un sustituto de la acción de los miembros del Congreso", dijo Obama. "Para lograr una real y duradera diferencia, el Congreso también debe actuar y el Congreso debe actuar pronto".

El amplio paquete de propuestas de la administración Obama incluye también presionar al Congreso para que emita la legislación correspondiente para renovar una prohibición que ya expiró sobre armas de asalto estilo militar, imponer un límite de alrededor de 10 rondas para los cargadores de municiones y ampliar la revisión de los antecedentes de todos los compradores de armas.

Obama recibió las recomendaciones destinadas a la reducción de la violencia con armas de un grupo de trabajo de la Casa Blanca encabezado por el vicepresidente Joe Biden a principios de esta semana.

Mientras la masacre escolar en Newtown, Connecticut, ocurrida el 14 de diciembre conmocionó a la nación y renovó los llamados del público estadounidense con respecto al control de armas, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), la principal organización que defiende los derechos a la posesión de armas en el país y un grupo de cabiledo, rechazó apoyar algunas de las propuestas de la Casa Blanca.