Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se aprontaba a viajar a Iowa el jueves para su primer gran discurso sobre la reforma de asistencia médica desde que firmó la ley social más drástica de Estados Unidos en décadas.

Promocionando la reforma fuera de Washington mientras intenta superar dudas públicas y la fuerte oposición republicana, el presidente tenía previsto realizar un discurso en el complejo deportivo de la Universidad de Iowa.

Obama anunció su primer plan de salud en la ciudad en mayo del 2007, lanzando una campaña que asesores dijeron llevó a que la medida fuese aprobada por la Cámara de Representantes esta semana.

Diseñada para reformar la industria de US$2,5 billones, que equivale a un sexto de la economía del país, la ley extenderá la cobertura médica a 32 millones de estadounidenses que carecen de ella.

También prohibirá prácticas como que las compañías aseguradoras se nieguen a dar cobertura a personas con condiciones médicas preexistentes, expandirá la cobertura de salud del programa gubernamental Medicaid para los pobres e impondrá nuevos impuestos sobre los ricos.

"El presidente cree que es importante continuar hablando sobre los muchos aspectos de la ley que harán precisamente lo que dicen que pretenden hacer", expresó el miércoles el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

"Ayudar a pequeños negocios que proveen cobertura de salud para sus empleados. Estoy seguro que habrá padres de aquellos que asisten a la Universidad de Iowa que tendrán algún interés en mantener a sus hijos en una política de seguro de salud hasta la edad de 26", comentó.

El Senado tenía previsto reanudar el debate de enmiendas al proyecto el jueves y un paquete de cambios finales debe ser aprobado nuevamente en la Cámara después de que los parlamentarios del Senado eliminaron dos provisiones menores.

Los republicanos, que se opusieron de forma unánime al proyecto, han prometido intentar revocarla.