Denver. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se acercó a la audiencia latina durante un viaje al oeste del país esta semana para reunir apoyo de un grupo clave en sus esperanzas de ganar la reelección, en momentos en que los votantes hispanos están molestos con los candidatos republicanos por el tema de la inmigración.

Obama, un demócrata, realizó actos en California, Colorado y Nevada. Los últimos dos son estados que pueden definir una elección donde vive una gran población hispana que podría significar la diferencia entre ganar y perder en el 2012.

Aunque el viaje de Obama no fue catalogado como una gira para acercarse a los hispanos, su público y los eventos privados fueron claramente diseñados con el voto latino en mente.

En Las Vegas, el presidente discutió la política de vivienda con una pareja hispana que había llegado a Estados Unidos como trabajadores indocumentados y que posteriormente se convirtieron en ciudadanos estadounidenses. Obama anunció una nueva iniciativa habitacional con ellos y sus hijos parados cerca, en un cuadro pensado para la televisión.

El presidente realizó una parada imprevista en un restaurante de Los Angeles, en un vecindario en el que abundaban los letreros en idioma español.

Además, realizó una sesión de recaudación de fondos que se concentró exclusivamente en donantes latinos, la primera de su tipo para su campaña 2012. Los actores Antonio Banderas y Eva Longoria fueron los anfitriones del evento.

En Denver, Obama inició sus comentarios en una recaudación de fondos elogiando al vicegobernador de Colorado, un hispano.

"Entre ambos bandos, sólo el presidente Obama parece interesado en atraer votos latinos en este momento, los republicanos siguen dañando su imagen y reputación a largo plazo con comentarios hostiles y beligerantes sobre los inmigrantes", dijo el encuestador Matt Barreto de Latino Decisions.

A pesar de que su respaldo entre los hispanos ha decaído, Obama aún es más popular que sus posibles rivales republicanos, quienes se enfrentaron la semana pasada en un debate transmitido por televisión en el que parecían disputar quién era el más duro contra la inmigración ilegal.

Un reciente sondeo de Pew Research mostró que el índice de aprobación de Obama entre los latinos está en un 51%, comparado con el 58% de una encuesta del Pew Hispanic Center realizada aproximadamente hace un año.

"El presidente reconoce que el éxito de nuestro país está intrincadamente atado al éxito de los hispanos", dijo la portavoz de campaña de Obama, Gabriela Domenzain.

Obama anunció nuevos esfuerzos para revivir el mercado inmobiliario, crear empleos y ayudar a los estudiantes con préstamos durante su gira por el oeste del país, que culminó el miércoles.