Cleveland, EE.UU. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció este jueves que cometió un error la semana pasada cuando dijo que el sector privado "estaba bien", un comentario que generó burlas de la oposición republicana, que describió al mandatario como fuera de contacto con la realidad.

Obama, que se enfrentará al ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, en la elección presidencial del 6 de noviembre, comenzó su discurso en el estado de Ohio -uno de los que no tiene una tendencia definida- con un guiño a esa declaración formulada el viernes en una conferencia de prensa.

"Durante los próximos cinco meses esta elección dará muchas vueltas y muchos giros. Los sondeos irán para arriba y los sondeos ierán para abajo", dijo ante una entusiasta multitud congregada en una institución educativa comunitaria.

"No faltarán metidas de pata y controversias que mantengan a ambas campañas ocupadas y den a la prensa algo sobre lo que escribir. Ustedes habrán escuchado, recientemente hice mi propia contribución en ese proceso", dijo entre risas, agregando que "no fue la primera, no será la última".

Obama intentó aclarar su comentario al decir en un evento posterior ese mismo viernes que la economía estadounidense "no estaba bien". Pero su comentario ya había llegado a la prensa y a la campaña republicana, dejando en un segundo plano el mensaje de la rueda de prensa sobre los riesgos de la crisis europea.

Romney también ha cometido varios errores durante la campaña por la nominación republicana, como decir a los votantes en Michigan, un estado con dificultades económicas, que su esposa maneja dos lujosos Cadillacs.

En otra ocasión, el multimillonario Romney estaba hablando sobre alternativas de servicios de salud cuando declaró que le gustaba tener la capacidad de despedir empleados, e incluso mencionó en una entrevista que él no estaba "preocupado por los muy pobres". Romney dijo que esos comentarios fueron sacados de contexto.