Washington.  El presidente Barack Obama dijo el sábado que eran necesarios sacrificios políticos de demócratas y republicanos para terminar con el estancamiento en las negociaciones sobre el presupuesto y eludir la amenaza de una cesación de pagos estadounidense.

Bajo presión para reducir la tasa de 9,2% de desempleados en Estados Unidos, Obama usó su discurso semanal del sábado para buscar un terreno común con los republicanos e intentar superar los serios desacuerdos sobre impuestos y recortes de gastos.

El presidente se reunirá el domingo por la noche con legisladores de ambos partidos, en una sesión que quizás iniciará las duras tratativas requeridas para el acuerdo. Los negociadores han estado trabajando el fin de semana.

"Ambos bandos tendrán que dejar su zona de comodidad y hacer algunos sacrificios políticos", sostuvo Obama.

"Y estamos de acuerdo en que simplemente no podemos asumir una moratoria en nuestras obligaciones nacionales por primera vez en la historia", aseveró.

Obama y el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, el líder republicano en el Congreso, intentan diseñar un radical acuerdo de gastos para garantizar que la deuda nacional se mantenga a un nivel sostenible, recortando US$4 billones del déficit presupuestario en 10 años.

Eso daría a los legisladores el respaldo político para elevar el límite de deuda del gobierno de US$14,3 billones  antes del 2 de agosto, cuando el país se quedará sin capacidad para seguir tomando créditos.

Si los legisladores no actúan pronto, eso podría devolver a Estados Unidos a la recesión y remecer a la economía global.

Demócratas y republicanos siguen en desacuerdo sobre los elementos que deberían ser parte del pacto. Los demócratas presionan por obtener casi US$1 billón  en nuevos ingresos por impuestos, mientras que los republicanos desean reestructurar los populares programas de beneficios.

El alza en la tasa de desempleo de junio a 9,2% complicó el debate sobre el acuerdo de deuda y fue un duro recordatorio de la fragilidad de la economía estadounidense.