Los Angeles. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, describió este lunes a los republicanos como obstruccionistas aliados de las corporaciones durante una gira de campaña a favor de los demócratas, que buscan mantener el control del Congreso en las elecciones de noviembre de este año.

En una escala en una fábrica de baterías en Wisconsin, buscó convencer a los votantes de que puede hacer que baje el desempleo y que tiene un plan para impulsar una economía débil, justo cuando crecen los temores a una recesión de doble caída.

Obama apuntó contra los republicanos, quienes según dijo buscan volver atrás en el tiempo resistiendo los planes de su gobierno para reactivar la economía.

Los republicanos tienen buenas razones para oponerse a los programas de Obama, señaló el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell.

"Dijeron 'no' a un recorte de impuestos para la pequeña empresa, 'no' a reconstruir infraestructura, 'no' a proyectos de energía limpia. Votaron incluso en contra de eliminar las exenciones impositivas a los que envían empleos al exterior", sostuvo el mandatario.

Entre sus planes para revivir la manufactura local se incluyen incentivos económicos a firmas que emplean energía limpia para fabricar sus productos.

"Esperamos que nuestro compromiso con la energía limpia lleve a la creación de más de 800.000 empleos para el 2012", dijo ante una pequeña multitud en ZBB Energy Corp, un fabricante de baterías de alta tecnología.

El viaje de Obama lo hará pasar en tres días por Wisconsin, California, Washington, Ohio y Florida en una serie de eventos que buscan reunir fondos para los demócratas que competirán en las elecciones del 2 de noviembre de este año.

En Milwaukee, Obama también habló en un evento que recaudó más de US$325.000 para el alcalde de la ciudad, Tom Barrett, que es candidato a gobernador de Wisconsin.

Más tarde viajó a Los Angeles para un evento de recaudación de fondos para candidatos demócratas al Congreso que se realizó en el hogar de John Wells, productor de programas de televisión entre los que se incluye "The West Wing".

Un funcionario del Partido Demócrata dijo que ese evento reunió un millón de dólares.

"Una oposición instantánea e ininterrumpida".  En Milwaukee, Obama dijo que los republicanos que se opusieron a su ley de reforma de salud se estaban alineando con las aseguradoras para negarle cobertura a los pacientes enfermos.

También sostuvo que los republicanos que objetaron la reforma regulatoria financiera apoyan a las firmas de Wall Street, que se resisten a la regulación pese a su rol en el colapso financiero que ayudó a causar la recesión.

Obama, quién ha luchado por ganarse la confianza de algunos líderes empresarios que ven al mandatario como contrario a las corporaciones, también criticó al congresista que se disculpó con BP Plc por el derrame de crudo en el Golfo de México.

"Esa es la opción en juego en esta votación. Tema tras tema, los republicanos en el Congreso se han puesto de lado de los intereses especiales corporativos por encima de las familias de clase media", declaró.

Las posibilidades de los demócratas para las elecciones de noviembre están complicadas por los niveles de aprobación de Obama -que rondan del 40%- y por los temores a una recaída en la recuperación de la economía.

Algunos candidatos demócratas han declinado asistir a eventos con el presidente.

Los republicanos tienen buenas razones para oponerse a los programas de Obama, que aumentaron el déficit, incrementaron los impuestos y, en el caso de la reforma financiera, dañarán a los pequeños empresarios, dijo un portavoz del líder republicano en el Senado, Mitch McConnell.

Un fuerte aumento del déficit comercial estadounidense obligó a los economistas a revisar a la baja las estimaciones de crecimiento en el segundo trimestre, indicando que la desaceleración fue más rápida que las estimaciones más pesimistas.

La debilidad constante en el mercado inmobiliario y una tasa de desempleo del 9,5% están entre los factores que llevaron la semana del 9 de agosto de este año a que la Reserva Federal ofreciera un mayor estímulo monetario a la economía.

En Los Angeles, Obama dijo a una multitud ligada a la industria de Hollywood que su Gobierno ha entregado "la agenda legislativa más progresista (...) no sólo en una generación, sino en dos, quizá en tres".

E instó a los asistentes a apoyar a los congresistas demócratas, que han experimentado "sólo una oposición instantánea e ininterrumpida contra todo" de parte de los republicanos.