Tegucigalpa. El obispo emérito Luis Alfonso Santos oficializó este lunes sus aspiraciones presidenciales pese a que aún no ha confirmado si recibió la venia del Vaticano para incursionar en la vida política de Honduras.

El polémico religioso convocó este día a los diferentes medios de comunicación para dar a conocer su decisión de aceptar el ofrecimiento que le hicieron varios líderes del Partido Liberal que se opusieron al “golpe de Estado” de 2009, a fin de formar un nuevo movimiento interno de cara a las elecciones primarias de 2013.

Santos había afirmado antes que no hacia oficiales sus aspiraciones presidenciales pues estaba a la espera de la autorización del papa Benedicto XVI.

En ese sentido, el obispo no quiso ahondar o dar detalles sobre cómo quedaría su situación ante el Vaticano, limitándose a decir que “no quiero entrar en interioridades para no herir susceptibilidades, pero yo voy de candidato a la Presidencia de Honduras”.

Luis Alfonso Santos es de la opinión que buscar el poder político es por la necesidad que tiene el país de que le gobiernen personas justas y honradas.

Además, promete defender el país de tanto corrupto que ha dañado a Honduras.

“Ante la situación de pobreza y de injusticia que se vive en Honduras, yo voy de candidato a la Presidencia”, enfatizó.

El religioso fue por mucho tiempo leal al derrocado presidente Manuel Zelaya Rosales, pero se desmarcó de este luego de que la resistencia popular decidiera formar su propio partido político.

Respecto a la unidad del liberalismo, dijo que se debe trabajar en ella.

En tanto, enfatizó que si no gana las elecciones primarias apoyará al precandidato ganador siempre y cuando este no sea "golpista", pues "los delincuentes que dieron el golpe de Estado deben comparecer ante la justicia".   

Santos ahora deberá competir internamente en el Partido Liberal contra los precandidatos Edmundo Orellana, Mauricio Villeda, Yani Rosenthal, Esteban Handal y Eduardo Gaugel.