En la ocasión, monseñor Eliseo Ariotti manifestó que la enseñanza del Papa ha sido la de buscar la unidad en el servicio, pasión por la verdad y decisión en el compromisio de la nueva evangelización.

“La Iglesia-familia de Dios, no es solo un concepto, una idea, sino una experiencia viva y una oportunidad privilegiada para reafirmar la unidad y el afecto fraterno, que debe caracterizar las relaciones de los pastores con sus fieles y con el Sucesor de Pedro”, dijo.

Agregó que en el Paraguay “el panorama político y social sigue delicado” por lo que instó a trabajar por el bien común y la defensa de la ética.

“Los pastores tienen el compromiso de acompañar al pueblo paraguayo y promover el diálogo para la realización del bien común”, insistió.

En otro momento, analizaron la carta sobre educación, la cual será publicada al final de la asamblea. Sobre la misma, dijo que no basta la fe si no existe educación.

“El ser humano necesita educarse para poder emplear sus capacidades y ser partícipe del desarrollo y transformación de su país”, resaltó.