Asunción, EFE. Los obispos paraguayos compararon este lunes con el impacto de un "rayo" el anuncio del papa Benedicto XVI, que confirmó que renunciará al pontificado el 28 de febrero próximo.

"A todos nos tomó de sorpresa. Fue como un rayo que cayó sobre nosotros y nos dejó helados, sorprendidos", expresó el arzobispo coadjutor de Asunción, Edmundo Valenzuela.

El prelado destacó, no obstante, en declaraciones a la radio asuncena Primero de Marzo que admira la "sabiduría" de Benedicto XVI y auguró que "para la Pascua, posiblemente, ya tendremos al nuevo papa".

El embajador paraguayo ante el Vaticano, Esteban Kriskovich, por su parte, calificó como algo sorpresivo el anuncio de la renuncia.

"Ha tomado por sorpresa no solo a los diplomáticos sino a todo el mundo", mencionó el embajador en comunicación telefónica con la radio Monumental 1080 AM.

Kriskovich señaló que al papa "se lo veía débil físicamente, pero con una lucidez mental que se notaba en sus discursos".

El sumo pontífice ha argumentado su inesperada decisión de renunciar en su "edad avanzada" y ha señalado que le falta el vigor para continuar.

El anuncio del papa acaparó las portadas de los diarios asuncenos en sus ediciones digitales, que incluyeron fotografías del prelado y notas que explican el proceso en el que será elegido el sustituto del pontífice. EFE