Caracas. La directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) llamó a las autoridades del país superar "la tentación de utilizar el poder para privilegiar a unos en detrimento de otros, para restringir la libertad de opinión y acallar la disidencia".

Con motivo de la Semana Santa, los representantes de la Iglesia Católica venezolana llamaron a respetar los derechos humanos y tomar las medidas necesarias para fomentar la tolerancia y la convivencia entre los venezolanos.

El comunicado fue emitido por los arzobispos de Maracaibo, Mérida, Coro y el auxiliar de Caracas, monseñores Ubaldo Santana, Baltazar Porras, Roberto Lückert y Jesús González de Zárate, respectivamente, indicó El Universal.

Asimismo, los obispos católicos llamaron la atención sobre las amenazas que se ciernen sobre la fe católica, entre los cuales identificaron el secularismo, la superstición, el santerismo, los escándalos sexuales en los que se ha involucrado a curas y "el creciente espíritu antirreligioso difundido por la corriente atea marxista".

Respecto a la difícil situación energética del país, llamaron a los venezolanos a rezar para que la Providencia "envíe la anhelada lluvia (...) y llegue así a su fin la prolongada sequía que tanto está afectando a nuestro país".

Asimismo, la CEV llamó a orar por "los secuestrados, los privados de libertad y los excluidos".

El mensaje de los líderes de la Iglesia Católica de Venezuela, se produce después que fueran detenidos por criticar al presidente Hugo Chávez, el ex candidato presidencial y ex gobernador del Zulia, Oswaldo Álvarez Paz, y el presidente de Globovisión, Guillermo Zuloaga.