Buenos Aires. Trabajadores portuarios de Argentina mantenían el miércoles el impedimento al acceso de dos terminales del puerto de San Martín, uno de los principales centros de carga de granos del país, en medio de discusiones por aumentos salariales, dijo una fuente gremial.

La protesta, iniciada el lunes por la noche, se focaliza en la entrada de las terminales Quebracho -de la firma Cargill - y Terminal 6 -de Bunge y Aceitera General Deheza- del puerto San Martín, provincia de Santa Fe, ubicado a unos 500 kilómetros al norte de Buenos Aires.

"La situación sigue igual a ayer (martes), se pide por un incremento salarial. Hoy (miércoles) feriado tampoco se trabaja, pese a que es una tarea de 24 horas todo el año", dijo Herme Juarez, titular de la Cooperativa de Trabajos Portuarios que nuclea a los estibadores en conflicto.

"Creo que vamos a terminar arreglando, pero por ahora no hay otra solución que el reclamo", agregó el dirigente gremial en conversación telefónica con Reuters.

Operadores dijeron que pese a la protesta, este martes no tuvo mayor efecto en la comercialización y embarque de mercadería en Rosario y sus alrededores, polo agroindustrial y exportador de granos del país.

Las firmas exportadoras afectadas tienen otras terminales en funcionamiento en las cercanías.

El reclamo busca que las exportadoras que operan en las terminales eleven sus tarifas para financiar pedidos de aumentos salariales de hasta 100%.

La Federación de Camioneros, uno de los más poderosos sindicatos argentinos, también expresó su respaldo a la medida de los estibadores.

Periodo de reclamos. Argentina es uno de los principales proveedores de alimentos del mundo y la semana pasada trabajadores de plantas procesadoras de granos ya habían amenazado con realizar una huelga, a la que prometían plegarse camioneros y portuarios, por diferencias en las negociaciones por sueldos.

Trabajadores de distintos sectores del país han advertido que podrían paralizar sus actividades este año, en reclamo de mejoras salariales ante la aceleración de la inflación.

En la industria vinculada al sector agrícola, los sindicatos ven al actual período del inicio de la cosecha de la soja y el maíz, los dos principales cultivos del país, como un momento adecuado para pedir que se cumplan sus expectativas salariales.

En el mercado de futuros de Chicago, la noticia de la huelga influyó el martes sobre el precio de los contratos de la soja más cercanos, llevándolos al alza.

Los productores de Argentina comenzaron recientemente la cosecha de la soja del ciclo 2009/10, que alcanzaría la cifra récord de alrededor de 53 millones de toneladas.

Una huelga extendida en las distintas terminales de la zona de Rosario en las próximas semanas podría comprometer los embarques de mercadería y la actividad procesadora.

Las exportaciones del sector agropecuario componen una significativa porción del superávit comercial de Argentina.