Sidney. Los océanos del mundo virtualmente se están ahogando con gases de efecto de invernadero, que destruyen ecosistemas marinos y rompen la cadena alimenticia, cambios irreversibles que no han ocurrido por varios millones de años, indicó un nuevo estudio.

Estos cambios podrían tener consecuencias nefastas para cientos de millones de personas en el planeta que dependen de los océanos para su subsistencia.

"Es como si la Tierra hubiera estado fumando dos paquetes de cigarrillos al día", dijo el principal autor del reporte, el científico marino australiano Ove Hoegh-Guldberg.

El reporte australiano-estadounidense, publicado este viernes en la revista Science, estudió 10 años de investigación marina y descubrió que el cambio climático está causando importantes declives en los ecosistemas marinos.

Los océanos se están calentando y acidificando con rapidez, la circulación del agua está siendo alterada y las zonas muertas en las profundidades oceánicas se están expandiendo, indicó el reporte.

También se ha registrado cierto declive en importantes ecosistemas oceánicos como los bosques de algas y los arrecifes de coral y la cadena alimenticia marina se está deteriorando, con cada vez menos peces, los que son cada vez más pequeños, y enfermedades más frecuentes entre los organismos marinos.

"Si continuamos por esta vía veremos condiciones que no tienen comparación con nada de lo que hayamos experimentado", dijo Hoegh-Guldberg, director del Global Change Institute en la Universidad de Queensland.

Hoegh-Guldberg señaló que los océanos son el "corazón y los pulmones" de la Tierra, produciendo la mitad del oxígeno del mundo y absorbiendo 30% del dióxido de carbono emitido por el hombre.

"Estamos ingresando a un período en el que los mismos servicios del océano de los que depende la humanidad están atravesando un cambio masivo y en algunos casos comenzando a fallar", dijo Hoegh-Guldberg.

"En términos sencillos, la Tierra no puede funcionar sin sus océanos. Esta es evidencia de que estamos encaminados hacia el próximo gran evento de extinción", agregó.

Más de 3.500 millones de personas dependen de los océanos para su fuente primaria de alimento y en 20 años esta cifra podría duplicarse, dijeron los autores del reporte.