El gigante constructor, Odebrecht creía que el próximo mandatario mexicano sería el ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) (201-2016), Emilio Lozoya Austin, declaró Rodrigo Tacla, abogado de la constructora brasileña, en entrevista con el diario español El País.

El diario español localizó en Madrid al abogado hispano-brasileño, arrestado el noviembre pasado por orden de un juzgado de Curitiba que lo acusaba de soborno, blanqueo y organización criminal.

En abril, salió a la luz que Lozoya Austin estaba incluido en una gran red de corrupción de la constructora a nivel mundial, pero el ex funcionario negó haber recibido dinero ilegal.

El abogado será juzgado en España después de que la Audiencia Nacional rechazara su extradición a Brasil, precisó El País tras consultarlo sobre el tema.

En abril, salió a la luz que Lozoya Austin estaba incluido en una gran red de corrupción de la constructora a nivel mundial, pero el ex funcionario negó haber recibido dinero ilegal.

En abril, la revista brasileña Veja citó el testimonio de Hilberto Mascarenhas, director del sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, quien aseguró que se le había solicitado un soborno por 5 millones de dólares para entregar a Lozoya Austin a cambio de nuevos y mejores contratos. Operaciones Estructuradas fue la oficina creada por la constructora dedicada exclusivamente a realizar pagos ilegales en 10 países de América Latina y dos de África. Lozoya Austin negó estar relacionado con los presuntos sobornos pagados por Odebrecht.

Según el acuerdo judicial entre Odebrecht y las autoridades de Estados Unidos, Suiza y Brasil divulgado el 21 de diciembre de 2016, la compañía brasileña pagó por lo menos 735 millones de dólares en sobornos a políticos de América Latina. Para el caso de México, se habrían realizado pagos ilegales por un monto de 10.5 millones de dólares.