Miami. Un juez federal en Miami bloqueó temporalmente que Florida aplique una ley estatal que entraría en rigor el 1 de julio y que impide que las compañías que hacen negocios en Cuba y Siria presenten ofertas por contratos de estados y gobiernos locales.

El juez K. Michael Moore aprobó un recurso preliminar, en medio de una demanda presentada por la subsidiaria estadounidense del conglomerado brasileño de ingeniería y construcción Odebrecht en la que la firma desafía la ley de ese estado.

La firma brasileña, a la que agencias estatales y gobiernos locales en Florida han concedido casi US$4.000 millones en contratos desde 1990, demandó al estado previamente este mes reclamando que la ley viola la constitución de Estados Unidos.

La compañía argumenta que el gobierno federal, y no los estados, tienen la autoridad para promulgar leyes que involucran la política extranjera.

La ley prohíbe que los gobiernos de estado y locales concedan contratos de 1 millón de dólares o más a cualquier empresa que tenga negocios en Cuba o Siria.

Ambas naciones son consideradas por Estados Unidos como promotores del terrorismo.

Odebrecht USA sería la compañía más grande en resultar afectada por la nueva ley. La empresa tiene otra filial involucrada en una obra para hacer mejoras en el Puerto de Mariel, cercano a la capital cubana de La Habana, y ha enfrentado críticas de exiliados cubanos en Miami.

Odebrecht USA ofrece servicios de construcción e ingeniería, centrándose principalmente en proyectos públicos de infraestructura y transporte.

Entre los contratos que la compañía ha ganado se incluye un proyecto para un centro artístico en Miami.

Actualmente participa en una licitación para una propuesta de un hotel y un complejo de oficinas de 700 millones de dólares asociados con el aeropuerto de Miami.