En América Latina el narcotráfico “asesina e impone candidatos” a los cargos de elección popular, además de generar en la región desequilibrios económicos y “mayor pobreza y desigualdad”, dijo la mañana de este jueves Adam Blackwell, director de seguridad multidimensional de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante la inauguración de la reunión hemisférica de alto nivel contra la delincuencia, en la Cancillería.

En la inauguración encabezada por el presidente Felipe Calderón, en la que estuvieron presentes la procuradora general de la República, Marisela Morales, y la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, Blackwell recordó que en el 2010 una tercera parte de la población total de Latinoamérica fue víctima de algún delito, por lo que es urgente definir una estrategia regional contra el crimen organizado; “debemos dedicar esta cumbre a las víctimas del delito”, dijo.

A su vez, Antonio Mazitelli, representante en México y América Latina de la organización de la ONU contra las drogas, destacó que “la sangre de las víctimas inocentes” derramada en estos años de enfrentamientos entre narcotraficantes y de combate del gobierno contra estos grupos, “no será en vano…permitirá para fortalecer a las instituciones sociales y reescribir el pacto social”.