San Salvador, Andina. Con la discusión de la seguridad hemisférica, la 41ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) inició este domingo sus sesiones, celebrando la elección e instalación de un nuevo gobierno en Haití y el retorno de Honduras al organismo interamericano.

"Esta Asamblea General tiene lugar en un período auspicioso para nuestra organización. En las últimas semanas han concluido exitosamente dos asuntos pendientes que motivaban nuestras principales preocupaciones", dijo el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en su discurso de inauguración.

El cantante popular Michel Martelly asumió la presidencia de Haití el pasado 14 de mayo, tras ganar las elecciones de finales de 2010; mientras que Honduras reingresó el miércoles pasado al seno de la OEA tras el retorno a ese país del ex presidente Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009.

Ante el presidente salvadoreño Mauricio Funes y los 34 cancilleres o representantes de la organización hemisférica, Insulza dijo que la OEA también participa como observador en el proceso electoral en Perú, según reporte de The Associated Press.

El secretario general destacó el tema central: Seguridad ciudadana en las Américas, que será analizado en las sesiones del lunes y martes en la capital salvadoreña.

"No tenemos guerras en la región, pero sí dos enemigos comunes interrelacionados, ambos igual de violentos: el crimen organizado y la desigualdad", manifestó Insulza.

La asamblea abordará, además, otros asuntos, como el de la disputa por las islas Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña, y una demanda de Bolivia interpuesta contra Chile sobre una salida al mar, entre otros temas.

San José realizó la primera Asamblea General de la OEA en 1971 y la pasada sesión, la número 40, se celebró en 2010 en Lima.