La Organización de Estados Americanos (OEA), a través de la misión de observación electoral que envió a las pasadas elecciones, sugirió a México discutir el modelo de comunicación política que se sigue en el país, debido a que el temor que tienen los medios de comunicación, conductores y reporteros, de ser sancionados, está limitando el ejercicio periodístico y la libertad de expresión.

Al presentar los resultados y sugerencias de la Misión de Observación, su jefa, la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, agregó que el modelo de espotización de las campañas no parece propiciar un debate de calidad de las propuestas de las diferentes opciones.

Por su parte, Francisco Guerrero, Secretario de Desarrollo Democrático de la OEA, explicó que el modelo de comunicación ha sido exitoso en lograr la equidad en la contienda, pero ha fracasado en acercar a la gente al proceso democrático, lo cual se convierte en un foco amarillo pues se gastan miles de millones en fortalecer la democracia en México, pero solo 22% de los mexicanos, según el Latinobarómetro, está satisfecho con la democracia.