La Paz. La nueva estrategia marítima internacional seguida por el gobierno del boliviano Evo Morales comenzó a cosechar respaldo. Este lunes, dos ex presidentes, además de representantes de 19 sectores sociales, informaron que apoyarán esta táctica.

En el caso de los sectores sociales, el respaldo a la estrategia fue expresado durante una reunión de dirigentes con el presidente Evo Morales en el Palacio de gobierno. Ésta fue la primera de una cadena de encuentros en los que el Jefe del Estado explicará los alcances de la política marítima.

En el ámbito político, los ex mandatarios Carlos Mesa y Jorge Quiroga también hicieron conocer su respaldo a la estrategia marítima. El primero incluso abrió la posibilidad de formar parte de la Dirección Nacional de Estrategia Marítima que se encargará de diseñar la acción jurídica que llevará adelante el país para lograr una salida soberana al Pacífico.

Expresaron su posición, por separado, tras asistir a una audiencia en la Asamblea Legislativa.

Acierto. Mesa celebró que el gobierno de Morales hubiera recuperado dos “conceptos centrales” en la política de Estado para el retorno al mar: la soberanía, como elemento fundamental del debate, y la multilateralidad, como elemento del debate a nivel internacional.

“El multilateralismo es un derecho de Bolivia, éste es un problema continental, es una piedra en el zapato para la integración, es un problema para América del Sur el que Bolivia y Chile hasta hoy no hayan hecho lo que es hasta hoy una cuestión de justa reivindicación boliviana”, señaló.

Dijo por ello que se encuentra “dispuesto a apoyar los esfuerzos que realiza el gobierno para solucionar el más que centenario enclaustramiento geográfico de Bolivia, fruto de una guerra injusta con Chile”. Sugirió al ejecutivo “prudencia” a la hora de manejar la estrategia para acudir a tribunales internacionales por el mar.

Quiroga, por su parte, manifestó que, en este caso, se deben dejar de lado “todas las diferencias” que hay entre bolivianos. “Sabemos lo que queremos, la reivindicación marítima para volver al océano Pacífico con soberanía, hay que hacer todo lo necesario para apoyar al Gobierno en su intención”.

También criticó la posición del gobierno chileno de pedir a Bolivia que elija entre la continuidad del diálogo bilateral o la opción del litigio internacional.

“Con todo respeto, a Chile sólo les hago una pregunta: ¿por qué no aplican el diálogo o litigio al Perú? Están en litigio y hacen política de Estado, hacen brindis y hacen intercambio comercial, no pueden ser inconsistentes en eso; no estamos declarando la guerra ni nada por el estilo, tenemos el legítimo derecho y el gobierno del presidente Morales tiene toda la potestad para explorar todas las vías multilaterales que permitan avanzar”, acotó el ex gobernante.

Chile mantiene con Perú un conflicto por la demarcación de la frontera marítima, por lo que el Gobierno peruano decidió interponer una demanda contra sus vecinos ante el Tribunal de La Haya. En el caso de Bolivia, el presidente Morales anunció el ajuste a la política marítima el último 23 de marzo, durante los actos por el Día del Mar. Antes, durante cinco años, su apuesta estuvo concentrada en una agenda bilateral de 13 puntos alimentada por un diálogo sustentado en la confianza mutua.

Al igual que Mesa y Quiroga, Juan del Granado, jefe del Movimiento Sin Miedo, la segunda fuerza política del país, expresó su respaldo a la nueva política marítima. "El MSM considera correcta la decisión de que Bolivia acuda a todos los mecanismos para la concreción de la reivindicación marítima, tanto en el diálogo directo, o en los tribunales internacionales", expresó.

El senado buscará diálogo. El MAS presentará este martes en el Senado una propuesta de resolución que abra las puertas al diálogo con sus pares chilenos, informó el senador Adolfo Mendoza. Explicó que esperan que sus pares materialicen el discurso de diálogo.

Por su parte, el canciller chileno, Alfredo Moreno, confesó, en una entrevista en Santiago, que la nueva estrategia boliviana en el tema marítimo estaba calculada, pero les sorprendió la forma y el momento.

Mesa integraría comisión. Una fuente del oficialismo reveló a este medio que el gobierno tiene la intención de incluir al ex gobernante Carlos Mesa en la comisión que impulse el proceso jurídico ante la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya.

La fuente remarcó que la nueva Dirección General de Reivindicación Marítima será una instancia apolítica y que estará conformada por expertos en la materia marítima. Consultado al respecto, Mesa anticipó que aceptaría conformar la comisión especial.

“Mi concurso, si es necesario, está a disposición plena para el gobierno y para el presidente (Evo Morales) en algo que es una causa nacional”, justificó. Mesa en la actualidad es denunciado por el oficialismo por daño económico al Estado y por la firma de un contrato petrolero de regularización en su gestión. El ministro de Comunicación, Iván Canelas, respaldó la iniciativa de que la comisión sea compuesta por expertos en la materia y que hayan trabajado sobre el tema.

El gobierno niega división en estrategia marítima. El ministro de Comunicación, Iván Canelas, desmintió la publicación del diario La Tercera que informó sobre supuestos roces y pugnas entre el vicepresidente Álvaro García y el canciller David Choquehuanca por la aplicación de la estrategia marítima con Chile.

“Son especulaciones, inventos de alguna prensa que se inventa informaciones. No nos sorprende que intenten inventar esto, ya que no hubo roces. Es una burda especulación”, protestó Canelas.

Según el diario chileno —que maneja la versión de un “viceministro de Evo Morales”—, el viraje de la estrategia marítima provocó roces y pugnas entre las autoridades nacionales. Asegura que García fue el mentor para acudir a tribunales, mientras que Choquehuanca prefería continuar con el diálogo.