Buenos Aires. El coronel boliviano Willy Gareca, desplazado de su cargo tras haber sido acusado de ingresar ilegalmente a territorio argentino, negó su presunta responsabilidad en el conflicto fronterizo y denunció que "los que violan las leyes son generalmente los argentinos".

El ex jefe de la patrulla fronteriza boliviana se defendió de las acusaciones y aseguró que "en ningún momento" cometió "fallas" en su tarea, a pesar de que los encargados de empresas y fincas argentinas lo señalaron como el responsable de una incursión militar ilegal que habría robado maquinaria.

El jefe militar tomó distancia del hecho y aseguró que el 26 de octubre, día en que se habría producido la incursión ilegal en territorio argentino, estuvo en la ciudad de Tarija.

Además, en declaraciones a una radio de Bolivia, Gareca sostuvo que "los que violan las leyes son generalmente los argentinos".

"Gendarmes que llegan en forma oculta, de dudosa reputación, vienen a amedrentar a nuestros pobres campesinos", agregó el jefe militar, que el viernes pasado recibió la orden de trasladarse a La Paz para que se le iniciara un sumario, ante la polémica bilateral que desató el caso.