Buenos Aires. El oficialismo argentino presentó el jueves por la noche en el Congreso un proyecto de ley para que las empresas distribuyan entre sus empleados una parte de sus ganancias netas, informaron medios locales.

La iniciativa prevé que las empresas repartan entre sus trabajadores el 10% de sus utilidades anuales cuando las compañías obtengan un piso mínimo de ganancias, que deberá ser establecido por las autoridades.

El reparto comprenderá en un primer momento sólo a las empresas de más de 300 empleados, pero luego de tres años de haber sido promulgada la ley todas las firmas quedarán obligadas a distribuir sus utilidades, de acuerdo con un reporte de la agencia de noticias DyN.

El proyecto, que deja fuera del cobro a los ejecutivos de las empresas, fue elaborado por el diputado peronista Héctor Recalde, que es también abogado de la Confederación General del Trabajo, la principal central sindical del país.

La propuesta, que excluye a las cooperativas y a las entidades sin fines de lucro, busca "abrir una instancia de debate" acerca de la necesidad de distribuir las ganancias empresariales entre los trabajadores, señaló Recalde, según el diario La Nación