Quito. Los asambleístas de la bancada oficialista de Ecuador decidieron permanecer de manera indefinida en el interior de la Asamblea, en un intento por velar por la democracia en medio de protestas de policías por rechazo al retiro de beneficios económicos a la fuerza.

Las actividades de la Asamblea Nacional fueron suspendidas tras la protestas al quedar sin seguridad policial.

Pero los asambleístas del movimiento político del presidente Rafael Correa decidieron estar en las instalaciones de la Asamblea Nacional para evitar cualquier movida política de la oposición que pueda afectar a la estabilidad de la nación.

Los asambleístas "estamos en defensa de la democracia. Convocamos al pueblo de Quito a defender la democracia y el régimen constituido", dijo Paco Velasco, un asambleísta del oficialista, muy cercano al presidente.

La guardia legislativa se sumó a la protesta de los policías, pero argumentaron que velaran por la seguridad del Poder Legislativo.