Tegucigalpa. El Congreso hondureño, de mayoría oficialista, instaló este jueves su junta directiva para los próximos cuatro años, con casi todos sus miembros diputados del gobernante Partido Nacional (PN, derecha), en medio de protestas callejeras por parte del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Diputados del Partido Libertad y Refundación (Libre), dirigidos por el ex presidente Manuel Zelaya, le dieron la espalda a la junta directiva cuando era juramentada.

Igual lo hicieron los 13 diputados del Partido Anticorrupción (PAC), quienes rechazaron la instalación de la junta directiva dirigida por diputados del gobernante Partido Nacional (PN).

El oficialista Mauricio Oliva se convirtió así en el nuevo presidente del Congreso para un periodo de cuatro años.

El PN obtuvo la presidencia del Poder Legislativo con apoyo de los diputados del Partido Liberal, que condicionaron su respaldo a la eliminación de un impuesto que el gobierno había aplicado a inicios de enero a la canasta básica de alimentos.

La directiva quedó integrada por casi todos sus miembros diputados del PN: Oliva, Gladys Aurora López (vicepresidencia I), Lena Gutiérrez (vicepresidencia II), Antonio Rivera Callejas (vicepresidencia III), Milton Puerto (vicepresidencia IV), Miguel Edgardo Martínez Pineda (vicepresidencia V), Augusto Cruz Asensio (Democracia Cristiana) vicepresidencia VI) y Edwin Pavón (Unificación Democrática, vicepresidencia VII).

Mario Pérez (secretario), Tomás Zambrano (prosecretario I) y Roman Villeda (pro-secretario II).

La juramentación de la junta directiva se produjo a cuatro días de que Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, asuma la presidencia de Honduras en relevo de su correligionario Porfirio Lobo.

Hernández, que ganó las presidenciales de noviembre pasado a la candidata de Libre y esposa de Zelaya, Xiomara Castro, gobernará el país los próximos cuatro años.