Caracas. La Asamblea Nacional de Venezuela aprobará las leyes de mayor alcance para profundizar la revolución socialista aún sin las dos terceras partes que exige la Constitución, según una interpretación que explicó martes la presidenta del cuerpo, Cilia Flores.

El país, polarizado en torno a la figura del presidente Hugo Chávez, eligió el mes pasado una Asamblea Nacional que asumirá en enero de 2011 en la que el oficialismo tiene mayoría, pero no el poder de aprobar leyes orgánicas o autorizar al mandatario a legislar por decreto sin establecer acuerdos.

Analistas habían especulado por meses que el mandatario, un hábil militar retirado que dice luchar en favor del pueblo contra una oligarquía apátrida, contrarrestaría cualquier resultado electoral que le fuera adverso.

"La mayoría de las leyes orgánicas, la misma Constitución las califica como tal. Y una vez que la Constitución las califica, no requieren mayoría calificada sino que requieren mayoría absoluta", dijo Flores a periodistas.

Chávez tenía control del legislativo anterior, pues sus adversarios se retiraron de las elecciones denunciando ventajas en favor del oficialismo. Pero en 2011 el cuerpo estará conformado por 98 diputados oficialistas, dos de un pequeño partido disidente del "chavismo" y 65 de oposición.

Según la Constitución, se necesitan tres quintas partes de la Asamblea -99 diputados- para dar la llamada ley habilitante al presidente y dos tercios -110 diputados- para aprobar las leyes orgánicas que sirven de marco a otras normativas y regulan derechos como educación y salud.

"Tenemos la mayoría absoluta para aprobar esas leyes orgánicas", dijo Flores y advirtió que el oficialismo no planea pactar con "la ultraderecha, la oligarquía ni con la CIA".

Chávez dice que sus adversarios son agentes del imperialismo estadounidense.

Analistas prevén que el mandatario solicite una habilitante antes de enero, que conquiste a los disidentes o a algún opositor, o que transfiera el poder legislativo a asambleas de ciudadanos bajo su control. Además anticipan que apruebe este año las leyes más importantes para su revolución.

Pero Flores dijo que Chávez aún no les ha solicitado habilitante y se mostró optimista respecto al poder oficialista en los próximos cinco años.

"Otras leyes podemos aprobarlas perfectamente como leyes especiales o leyes ordinarias con la mayoría absoluta, o sea que para nada va a obstruir esta mayoría calificada la profundización de la revolución y la aprobación de las leyes en beneficio del pueblo", comentó.

La oposición niega que Chávez pretenda ayudar a los pobres y dice que sólo intenta controlar a la sociedad para perpetuarse en el poder.