Caracas. La nueva ola de protestas contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dejaba el miércoles un saldo de al menos 153 personas detenidas a la espera de procesos judiciales, denunció la organización no gubernamental Foro Penal.

El grupo defensor de los derechos humanos, que ofrece asesoría legal gratuita a los detenidos, agregó que han contabilizado 325 arrestos en los últimos siete días y que, de esos, 153 personas aún siguen privadas de libertad.

La oposición tomó las calles nuevamente en abril para protestar contra Maduro a quien considera un "dictador" que, con el apoyo de la justicia, apresa a sus enemigos políticos, cercena las funciones del parlamento, en manos de la oposición y es responsable de la profunda crisis del país.

Medios locales agregaron que las manifestaciones también arrojaron un puñado de heridos en ciudades del interior como Barquisimeto y Valencia, donde la noche del lunes un joven de 20 años recibió un disparo mientras se manifestaba.

Testigos dijeron a Reuters que la noche del martes se encendieron protestas en varias zonas populares y de clase media de Caracas, como La Vega y Coche, antiguos bastiones del chavismo, el movimiento fundado por el difunto Hugo Chávez.

En Petare, una de las barriadas más grandes de Latinoamérica, también hubo bloqueos de calles con basura y escombros. Y usuarios de redes sociales mostraron fotos de saqueos y destrozos en algunos puntos de Caracas durante la madrugada del miércoles.

"Saqueos, acciones anárquicas, son promovidas por el madurismo! Denunciarlas y condenarlas! Quieren desvirtuar razones legítimas del Pueblo", dijo el líder opositor Henrique Capriles, quien fue recientemente inhabilitado para postularse a cargos públicos en los próximos 15 años.

Medios locales agregaron que las manifestaciones también arrojaron un puñado de heridos en ciudades del interior como Barquisimeto y Valencia, donde la noche del lunes un joven de 20 años recibió un disparo mientras se manifestaba.

El miércoles, el gobernador del estado informó que el arma que mató al joven estaba asignada a un policía, que será puesto a la orden de la Fiscalía.

Maduro, un ex chofer de autobús de 54 años, sostiene que grupos violentos buscan desestabilizar el país para precipitar un golpe de Estado.

Al menos cinco personas fueron detenidas el martes acusadas de arrojarle objetos contundentes a Maduro como medida de protesta, pero el mandatario luego difundió un video donde muestra una multitud ovacionándolo.