Ollanta Humala juró su nuevo cargo como presidente del Perú con la Constitución de 1979, inspirada en un modelo keynesiano, que le atribuye un rol preponderante al Estado.

Humala, de esa manera, pasó por alto la Constitución de 1993, que establece el ordenamiento jurídico vigente del Perú y que tiene un corte mayormente neoliberal. El documento fue redactado tras el autogolpe de estado durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

Durante el acto, Humala Tasso hizo la promesa de ejercer su gobierno “por la Constitución de 1979”, a pesar de que la Carta Magna vigentes es la de 1993, promulgada por el gobierno de Alberto Fujimori. Los congresistas de la bancada fujimorista reaccionaron con gritos ante lo dicho.

Tras ello, inició la juramentación de los vicepresidentes electos.

Humala Tasso con ello reitera lo que había anunciado como candidato presidencial, en el sentido de buscar cambios constitucionales. Marisol Espinoza juramentó con palabras similares.

Diferencias entre contituciones. Uno de las diferencias fundamentales entre las cartas fundamentales de 1979 y de 1993, es el ámbito agrario.

La constitución de 1979 se fundaba en los movimientos agrarios de esa época. Es asi como la carta magna establecía que las tierras desocupadas e improduyctivas debían ser repartidas entre los campesinos sin tierra, estableciendo el mecanismo de reforma agraria como transformación de la estructura rural y de promoción integral del hoimbre de campo.

En cambio la de 1993 no contempla estos artículos y hace caso omiso del asunto.

* Con información de Agencia Andina y El Comercio del Perú.