Lima. La coproducción de aviones de instrucción y entrenamiento es un logro de la Alianza Estratégica con Corea del Sur y demuestra que el Perú puede avanzar en el campo de la industrialización, destacó el Presidente de la República, Ollanta Humala.

Al participar en la presentación oficial y vuelo inicial de las dos primeras aeronaves de instrucción KT-1P, comentó que esta fabricación conjunta permite romper aquel esquema tradicional en el que el Perú solo se dedicaba a comprar aviones y no participaba en la producción.

“Esto es gracias a la voluntad política de la presidenta (coreana) Park (Geun Hye) y de este Gobierno de trabajar juntos el camino al desarrollo (…) Es un proyecto en el cual podemos mostrar que el Perú puede avanzar en el campo de la industrialización”, manifestó el Mandatario.

Desde la Base Aérea de Las Palmas, en el distrito limeño de Santiago de Surco, resaltó también que los pilotos peruanos y la tripulación se estén capacitando y entrenando en Corea del Sur, pues ello –dijo- les permitirá estar a la altura de la tecnología utilizada en estas aeronaves.

De esta manera, añadió, el sector Defensa se pone a tono con la política de diversificar la producción nacional.

Según indicó, estos primeros dos aviones, de un lote de 20, permitirán también que el personal de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) refuerce su entrenamiento en vuelos nocturnos y así estar mejor preparado para luchar contra el narcotráfico y en la zona del Vraem.

Tras remarcar que Perú y Corea trabajen juntos en la coproducción de aeronaves y en la transferencia tecnológica, el Presidente Humala dejó abierta la posibilidad de introducir en el futuro este tipo de aviones de instrucción en la región latinoamericana.

Humala Tasso mencionó también que con Corea del Sur se trabaja en una serie de proyectos en diversos ámbitos, como salud, educación, cooperación y defensa; pero aun así, dijo, es necesario seguir ampliando la agenda bilateral entre el Perú y el país asiático.

El Jefe del Estado recordó que en el año 2012 visitó Corea del Sur, como una clara muestra de que el Gobierno peruano desea mantener y fortalecer la Alianza Estratégica con este país, al que consideró como un socio importante en la región Asia- Pacífico.

Finalmente, el Dignatario agradeció el esfuerzo y la firmeza de los ministros de Defensa que trabajaron desde un principio para que este proyecto de coproducción de aviones de entrenamiento pueda cobrar vida, incuso dos meses antes de lo previsto.

De acuerdo con el contrato principal de adquisición y el convenio específico de coproducción de aeronaves KT-1P, la compañía Korean Aerospace Industries (KAI) es responsable de fabricar y ensamblar en Corea las primeras cuatro naves y entregarlas a la FAP, en Las Palmas.

En la ceremonia de hoy se cumplió con la entrega de los dos primeros aviones y en noviembre se recibirá otros dos.

Los 16 restantes se coproducirán en los hangares del Servicio de Mantenimiento de la Fuerza Aérea del Perú, en forma conjunta con la compañía KAI, y se empezarán a entregar a partir de mayo del 2015 hasta el 2016.